Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

No es broma: Los errores de hardware más tontos que han provocado derrotas en el LoL

No es broma: Los errores de hardware más tontos que han provocado derrotas en el LoL
Guardar
1 Comentarios
Publicidad

¿Cuántas veces se os ha echado una partida a perder por un fallo del PC?

Ratones que dejan de funcionar, apagones de luz, cuelgues de Internet, reinicios inesperados para actualizaciones, hermanos pequeños que desconectan cables…

Es muy fastidioso eso de perder una partida en LoL por alguno de estos odiosos agentes externos, ¿verdad?

Pues ahora imaginaos cómo sería si os ocurriese siendo jugador profesional, durante una partida de la League Championship Series (LCS). Perder una promo de Oro a Platino molesta bastante, pero ¿un partido en el que te juegas tu futuro profesional? Eso ya es otro nivel de jodienda.

Porque no amigos, los ordenadores de la LCS y su infraestructura de red no son infalibles.

CLG vs. WE, el fallo

Corría el año 2012 cuando se celebraba en Los Angeles el campeonato mundial (Worlds) de la temporada 2.

El equipo europeo de Counter Logic Gaming se veía las caras con World Elite, que tiene el honor de ser el primer equipo eSports profesional de China. Estos últimos dominaban con aparente facilidad a CLG, que perdió de goleada el primer lance.

En el segundo encuentro es cuando las cosas empezaron a ponerse interesantes.

f Pobre Froggen, si supiera lo que se le venía encima

La segunda vuelta, en el que era el tercer día de las Worlds S2, quedará marcada en la historia del competitivo de LoL por el incidente que veréis a continuación, único e irrepetible. Y menos mal.

Aunque no de manera tan contundente como en la partida inaugural, WE vencía a CLG con una ventaja considerable. El conjunto chino amasaba casi 3.000 de oro más que sus rivales apenas alcanzado el cuarto de hora de partida.

Todo parecía indicar que CLG tendría que ir haciendo las maletas.

Pero un conveniente fallo externo salvó el día para los de Froggen y Krepo, que contemplaban atónitos cómo la partida tenía que reiniciarse debido a un fallo en la red local.

La partida quedó bloqueada de la misma forma en la que el juego nos dice que hemos perdido la conexión, el rótulo de advertencia plasmado inamovible sobre la imagen de los campeones petrificados.

Solo que esta vez no había reconexión posible y se optó por empezar de cero.

Los chicos de WE, que parecian movidos por la ira, salieron a la Grieta con más ímpetu que nunca, relegando a CLG a una posición defensiva gracias a un fulminante 9-1 en el marcador.

Los europeos, no obstante, resistieron la brutal arremetida y lograron dar la vuelta a la tortilla.

El marcador hacía rato que contaba más allá de los 60 minutos, y Counter Logic Gaming, con la mejora del Barón Nashor, se disponía a dar el golpe de gracia a su adversario, incapaz de defender el inhibidor central.

En un intento a la desesperada por frenar el avance de CLG, el jungler de WE ClearLove lanzaba la ultimate de Nocturne contra el carry enemigo.

Y cuál fue su sorpresa que la Paranoia no solo cegó a CLG, sino también a todos nosotros.

Screenshot 1 Ups...

El stream dejó de emitir. Freeze total. Más de cinco minutos más tarde la señal retornaba y los comentaristas nos explicaban que se había producido otro fallo en la red del lugar.

La partida, de nuevo, se había reiniciado.

Y por increíble que parezca, la que ya era quinta partida del enfrentamiento volvió a caerse, obligando esta vez sí a posponer la jornada.

El origen de "Froggen DDoS"

Los internautas se arrojaron raudos a la jugosa especulación de la red de redes, sosteniendo en Twitter que los fallos fueron provocados por un ataque DDoS a gran escala.

El DDoS, para quien no le suene, es un tipo de pirateo que ataca a las redes de uno o varios sistemas impidiendo su uso.

Y aunque Riot saliera del paso afirmando que el problema fue del hardware, los espectadores ya habían decidido: había sido Froggen.

Cómo el jugador de CLG había salido de la partida y ejecutado un ataque DDoS en unos segundos (o por qué hackearía una partida ganada) es algo que no explicaron nunca los inventores del divertido disparate, pero lo cierto es que consiguieron hacer del suceso todo un meme.

Por eso incluso, a día de hoy cuando una partida sufre problemas de red es normal leer aquello de “Froggen DDoS”.

Giants y la bola de Orianna

Aunque no es del todo comparable, remontándonos a “nuestros días” tenemos el infame y muy parecido Giants vs Vitality.

Este mismo año tenía lugar en la LCS de Europa un polémico incidente con el equipo español Giants como desafortunado protagonista.

El que fuera equipo del conocido Isaac Flores, alias Pepiinero, no tuvo más remedio que acatar una orden por la cual saldría claramente perjudicado. El imperativo, claro, venía de la misma Riot.

Para ponernos en situación y en pocas palabras: los chicos de Giants estaban arrasando a Vitality.

Casi 30 minutos de absoluta dominancia que daban a los gigantes una ventaja en el marcador de 7-0 frente a un Vitality insuficiente.

Llega el minuto 26 y la partida entra en pausa. Un jugador reinicia el cliente.

Lozark Nuevo Director Deportivo Giants 1029807024 2839 1051x600 Lozark prepara su dimisión como entrenador de Giants

Es Nukeduck, quien sale de la partida para volver a conectarse. ¿La razón? Ni él ni los demás jugadores pueden ver la bola de Orianna, la campeona que maneja el midlaner de Vitality.

La reconexión, como era de esperar, no surte demasiado efecto y el bug sigue presente.

¿Solución? Remake. A empezar de nuevo la partida. Diferentes picks, diferentes bans. Y, sorpresa, Vitality se lleva la victoria.

Los chicos de Giants, entrenador incluido, muestran su comprensible descontento a través de las redes, y aseguran que en ningún momento dieron su consentimiento para reiniciar la partida.

Normal; Riot solo preguntó a Vitality.

El equipo francés tuvo a bien disculparse posteriormente, alegando además que ellos no pidieron el remake sino que les fue ofrecido por la compañía.

¿Le serviría de consuelo a Giants?

Dos horas de errores y una semana de retraso

Más vale prevenir que curar.

Es lo que pensarían los organizadores de la EU LCS cuando decidieron posponer un encuentro entre Fnatic y H2K Gaming.

Los cuartos de final del torneo del año pasado fueron aplazados sin miramientos por Riot debido a una cadena de problemas de hardware que los técnicos de la compañía no fueron capaces de resolver.

d "La semana que viene tenía la comunión de mi prima"

No quedaron claros los pormenores del contratiempo, pero se culpaba al PC de Rekkles como causante del imprevisto. Los propios comentaristas contaban que el equipo del jugador sueco de Fnatic estaba dando problemas relacionados con el audio.

Aplacaban a las masas garantizando que se solucionaría lo antes posible. Ni en dos horas.

Tras una conversación entre jugadores, mánagers, entrenadores y organizadores, se llegó a la conclusión de que lo más sensato sería retrasar el encuentro, lo que Riot justificaba así:

“Debido a un problema sin solución posponemos los cuartos de final de la EU LCS entre H2K y Fnatic”

Curados de espanto, que se dice.

Olvídate de los fallos

Contra estos fallos, el portátil Predator 17 de Acer.

Muchos defienden que un ordenador de sobremesa siempre será mejor que un portátil. Y en algunos aspectos, puede que tuvieran razón.

La personalización, hasta hace relativamente poco, estaba lejos del alcance de un portátil.

Con la llegada de los portátiles gaming, no obstante, eso es cosa del pasado. ¿Quieres más disco duro? Añádelo. ¿Más memoria RAM? Adelante. Si eres manitas puedes incluso cambiar la pantalla y otras piezas. Un sobremesa siempre se prestará más a la customización, pero para los que preferimos la comodidad y versatilidad de un portátil, mejorar el hardware de nuestro equipo nunca ha sido tan sencillo.

Preator 17 Main 1

Al Predator 17, eso sí, no hace falta añadirle nada.

32 GB de RAM, 1TB de HDD, 256 GB de SSD propulsados por un procesador i7 7700HQ y una GTX 1070 de Nvidia.

Así a ojo, esto nos da para jugar a tope a todos los juegos que salgan de aquí a 10 años, por lo menos.

Publicidad

También te puede gustar

Inicio
Inicio

Ver más artículos