Publicidad

Adiós al inversor racista de Echo Fox: el equipo elige a Rick Fox y la LCS después de la amenaza de Riot Games

Adiós al inversor racista de Echo Fox: el equipo elige a Rick Fox y la LCS después de la amenaza de Riot Games
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Tras muchas acusaciones entre uno y otros, Riot Games se posicionó en contra de Amit Raizada, el inversor racista. Posteriormente, una vez hecho público el comunicado, Echo Fox no ha tardado demasiado en dejar claro que buscarán la salida del individuo con “el máximo nivel urgencia”. El conjunto ha elegido seguir vivo en LCS después de la amenaza, más o menos velada, vertida por el comisionado de la liga; además esto significa que Rick Fox podrá seguir siendo parte del club.

Estamos trabajando con el máximo nivel de urgencia para eliminar al inversor de la organización Echo Fox”, ha empezado el comunicado de la franquicia de los zorros. Según el mensaje publicado en redes sociales, el club tiene el compromiso de actuar con mayor celeridad que el plazo propuesto por Riot Games (60 días). “La diversidad ha sido un sello y un punto de orgullo para Echo Fox desde nuestros inicios y compartimos el deseo de Riot de borrar la intolerancia de los deportes”, han terminado no sin antes añadir el clásico mensaje de que saldrán reforzados de esta situación.

Presión para forzar la salida

A pesar del compromiso de Echo Fox de expulsar al inversor racista, el club tendrá que ejercer presión por parte del resto de propietarios. Evidentemente, la publicación del mensaje denota que en el seno del equipo se han puesto de acuerdo por mayoría para pedir la salida de Raizada.

Aunque, teóricamente al menos, el inversor racista posee una participación grande de Echo Fox, la unión del resto de fuerzas por el bien de la supervivencia de la entidad podría forzar que se viera visto obligado a vender sus acciones de la franquicia. Ahí es donde el resto de propietarios deberían entrar para hacerse con ellas o bien llamar a otro interesado para pagar el precio estimado.

Sea como fuere, parece que la carta de renuncia de Rick Fox -que terminó en manos de Richard Lewis, periodista de Dexerto- ha servido para hacer un poco de justicia ante una situación de poder que había derivado en insultos racistas, homófobos, antisemitas y amenazas a la familia del expropietario de Echo Fox.

Imagen vía Echo Fox

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir