Compartir
Publicidad

Riot se mete en la guerra racial de Echo Fox y amenaza al equipo con la expulsión de LCS si no toma medidas

Riot se mete en la guerra racial de Echo Fox y amenaza al equipo con la expulsión de LCS si no toma medidas
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El último capítulo de la disputa iniciada por Amit Raizada, un inversor que calificó con apelativos racistas a Rick Fox, exdueño de Echo Fox, y a Jace Hall, exCEO del club, ha sido escrito por Riot Games. Chris Greeley, comisionado de LCS, ha dado 60 días para que la organización tome las “medidas correctivas” necesarias y ha explicado que los discursos de odio no tienen lugar en la competición de League of Legends que él dirige, una amenaza más o menos velada hacia la organización.

La LCS ha finalizado su investigación sobre los supuestos comentarios hechos por un miembro del grupo de propietarios de Echo Fox. El discurso de odio, las amenazas y la intolerancia no tienen cabida en la LCS. Hemos ordenado a Echo Fox que tome las medidas correctivas apropiadas en un plazo de 60 días”, ha escrito Greeley en el primer comentario.

Sin embargo, el segundo ha sido aún más duro si cabe: “Si Echo Fox no toma la decisión de eliminar a cualquier individuo que haya violado las reglas y condiciones de la liga en el plazo de tiempo requerido (los 60 días mencionados previamente), la liga tomará acciones formales que podrían impactar de forma adversa en el futuro de Echo Fox en LCS”.

Una elección de futuro

Los responsables de la competición se han posicionado y puede ser capital para el futuro de Raizada y Rick Fox en la entidad, cada uno por caminos separados. League of Legends es con toda seguridad el esport más importante de la actualidad y el pilar fundamental de Echo Fox. Ahora, después de la amenaza de Riot Games, a través de su comisionado en la LCS, tienen que elegir.

El punto positivo es que con la salida de Raizada, Rick Fox –la cara visible del club, y carismático expropietario de la entidad- podría seguir como parte fundamental de Echo Fox. Hace días que confirmó que permanecería en la franquicia si el hombre que le insultó a él y amenazó a su familia salía.

Al final, Riot Games se ha metido de lleno en la guerra racial del club y lo ha hecho tras concluir sus propias investigaciones. Lo cierto es que, presuntamente, el principal demandante tenía pruebas más que suficientes contra el inversor racista. No es de extrañar que Greeley haya hecho esas declaraciones de forma tan dura y frontal contra unos valores que no pueden tener cabida en LCS. Veremos si este último movimiento deriva en la salida definitiva del inversor de Echo Fox racista.

Imagen vía Riot Games

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio