Compartir
Publicidad
Xavy Becker: "Free Fire es un fenómeno sociocultural en Latinoamérica"
Entrevistas

Xavy Becker: "Free Fire es un fenómeno sociocultural en Latinoamérica"

Publicidad
Publicidad

El pasado 6 de abril muchos despertamos de un sueño. Mientras consideramos que League of Legends, Dota 2 o Counter Strike son los grandes videojuegos competitivos del panorama esports, la Copa Mundial de un título para dispositivos móviles rompía nuestros esquemas con más de 300.000 espectadores; y esto sólo en el streaming hispano. Free Fire había dado un golpe en la mesa.

Uno de sus dos protagonistas es todo un veterano de los deportes electrónicos. Xavy Becker fue durante tres años una de las voces más importantes del League of Legends latinoamericano, hasta que Riot decidió fusionar LAS y LAN en una única región. En su búsqueda de nuevas competiciones que narrar, Free Fire llamó a su puerta. Tras unos meses aún no da crédito a todo lo que se ha conseguido.

El que hubiera un único representante de toda Europa y Rusia, dos de Latinoamérica y varios de toda Asia, ya evidencia en qué regiones pega fuerte el juego. Sobre estos meses de competición previos a la llegada de la Copa Mundial, su relación con Garena y las razones del éxito sin paliativos de Free Fire en Latinoamérica hemos hablado largo y tendido con él.

Aquí en Europa, nos ha pillado por sorpresa el éxito tan increíble del Mundial de Free Fire a nivel de audiencia.

A nosotros también. Empecé a trabajar con el juego el año pasado al tener una invitación para narrar. Varios amigos y conocidos que tengo dentro de Garena me recomendaron para el puesto y fue entonces cuando me bajé el juego. Al principio puede parecer un juego incluso sencillo, pero una vez empiezas a buscar vídeos y conocer a fondo de que trataba, sí que te topabas con mecánicas, tricks y tips que me hicieron pensar que esto no es una paseo por el campo. Te pide manos.

Con las primeras retransmisiones, empezamos a darnos cuenta de que el League of Legends amateur no tenía esas visitas y sólo el profesional estaba por encima de nosotros. Ya cuando comienza la Free Fire League en Latinoamérica es cuando dije: "Ok, aquí hay mucho potencial". Aún así, no me esperaba la cantidad de gente que se reunió en la final del Campeonato Mundial. En los parones del streaming mirábamos los números de la retransmisión y nos decíamos: "¿cómo es posible?".

Ahora que han pasado unos días, me pregunto donde estaba esta gente. Nosotros, que decimos que somos expertos y que afirmamos que conocemos los esports, ¿por qué no estábamos llegando a ellos?.

A nosotros nos ha llegado esa cifra, los 300.000 espectadores concurrentes en vuestra retransmisión en Youtube, pero esto está lejos de ser algo de un día con las dos ligas que hay en Latinoamérica.

Para que te hagas una idea del trabajo que hubo estos meses en ambas ligas, llegamos a registrar un total de cinco millones de espectadores únicos durante toda la competición. Para muchos de ellos, esto es su primer acercamiento a los esports.

En cuanto a su perfil, es distinto al que conocíamos de los fans de League of Legends o demás juegos. Esta numerosa comunidad interactúa muchísimo en Facebook, que es una red social importante en América Latina, pero también están muy presentes en Youtube e Instagram.

Y por otro lado estábamos nosotros, gente como la que está en LVP, que ya contábamos con experiencia produciendo contenido en otros videojuegos y competiciones. Esto también pasa en Garena, que en sus altos mandos cuenta con personas que han estado en Riot Games o la propia Nova. La transición de todo el mundo, tanto nuestra como de los espectadores ha sido más fácil a causa de esto. Les estamos dando desde el principio un producto de calidad.

Latinoamérica tenía dos representantes en esa Copa Mundial de Free Fire con Anahuac y Cream, pero la sensación era de que los espectadores estaban ahí más por el propio juego que por sus propios equipos.

El perfil que nosotros manejamos de los espectadores es el de jugadores muy hardcore de Free Fire que hasta entonces no tenían el hábito de seguir las competiciones de esports. Es por ello que en las retransmisiones intentamos hacer algo mucho menos analítico y más divertido. Estamos compitiendo contra el propio juego y hay que darle a la gente un contenido aún más divertido que ponerse a jugar.

Yo creo que los clubes tienen el conocimiento de los esports a través de otros títulos y están intentando sentar las bases en Free Fire. Aunque los equipos no fueran tan seguidos antes de la Copa Mundial, se puede observar un gran crecimiento en sus redes sociales tras él.

Entiendo que la experiencia más relevante aquí es la que ya tienen los equipos y vosotros en la retransmisión para fidelizar a toda esa comunidad y que estén mucho tiempo con vosotros.

Claro, con todas estas dinámicas que ya conocemos de la industria de los esports nos centramos en darles un contenido mucho más profesional y elegante. Y yo creo que la gente se lo cree.

Se nota en que los espectadores están en su gran mayoría en una actitud muy buena. Veo muy pocos comentarios de hate y si acaso hay gente que pide código, y que eventualmente se transforman en "oye, me gusta la retransmisión" o "me gusta como juega este jugador". En muy poco tiempo estamos viendo esta evolución.

Afortunadamente para el juego, en Latinoamérica hay muchos celulares o equipos de gama media-baja. Yo comparo esta situación a League of Legends en sus inicios, que podía ir en gran cantidad de equipos.

Esto también rompe muchos espectros de penetración. Hay gente adulta que tiene un móvil únicamente para trabajar, pero Free Fire puede funcionar perfectamente ahí y quizás juegue unas partidas en el traslado de casa al trabajo. Aunque quizás lo que más me llamó la atención es que en Instagram crecí desde 5.000 seguidores a 17.000 desde que empecé en Free Fire, pasando de un 5% de público femenino a un 17%. El juego rompe una barrera de género.

El torneo se celebró en la tierra de Garena, desarrolladores de Free Fire. Cuéntame como era el ambiente por allí y cómo trabajaron sobre el terreno los responsables del juego.

Pues la verdad que todo perfecto. Desde el primer momento se hicieron cargo de los vuelos y del proceso migratorio México-Tailandia. Estuvieron encima de nosotros ayudando y facilitando el que se hiciera mucho contenido. Hay espacio para crecer, pero para ser un evento tan grande y con gente de todo el mundo, cumplieron con creces.

En cuanto al evento, no era únicamente una cita de Free Fire. El nombre era Garena World, con entrada gratuita, y todos los títulos tenían que ver con Garena. Había un puesto pequeño de League of Legends y otro mucho más grande de Arena of Valor, el MOBA para móviles. Los números finales fueron de 269.000 personas entre los dos días.

Fortnite es el otro fenómeno de crecimiento rápido en el mundo del gaming. Los creadores de contenido fueron fundamentales en ello y me gustaría saber cómo está de desarrollado este asunto en Free Fire.

A nivel esports y de creación de contenido casual, creo que aún hay mucho espacio. En cuanto a deportes electrónicos, considero que hay muchos que están pendientes de que rumbo toma Garena para empezar a crear torneos y contenidos.

En cuanto a influencers, hay unos cuantos que son gigantescos. En Europa la penetración es mucho menor, pero de los que hay aquí hay varios rebasando los millones de suscriptores en Youtube. Tampoco hay que quitarle los ojos de encima a Facebook, que es una plataforma que crece muchísimo en Latinoamérica. Free Fire es de lo más grande de ahí gracias a que hay muchas compañías que ofertan paquetes de datos gratis para Facebook.

Gente que no es tan conocida, que tiene 200 espectadores con cualquier otro juego, puede llegar fácilmente a 1.000 con Free Fire. Es un fenómeno muy arraigado en Latinoamérica y muy sociocultural.

Leyendo el chat de vuestra retransmisión de la final me sorprendió el conocimiento tan profundo de los espectadores. Para nada era un fenómeno casual.

Sí, es una suerte pertenecer a esta escena. Es gente que ha invertido muchas horas, que saben mucho. A nivel casual lo que más se juega es el singleplayer, pero luego hay modos como Guerra de Clanes en los que hay un 25 contra 25, casi como una raid de WoW. Son experiencias muy sociales.

Muy pocos han logrado este tipo de experiencias que transcienden el juego. Recuerdo algunos bares en los que tenías descuento según tu rango o las chaquetas o mochilas que regala Riot Games a los jugadores que alcanzan Challenger. Aquí es más como un estatus derivado del nivel que tengas.

A la gente le encanta competir y para que te hagas una idea, en Latam norte tuvimos 7.000 equipos inscritos y en Latam sur como 4.000. Equipos... De cuatro personas. Y todo esto sin premios económicos, sólo el pase al mundial. Imagínate esto con premios y salarios estables. Es un reto enorme crear esta escena de la nada, pero es como si hiciéramos trampa, porque los números ya están ahí.

Incluso los equipos de aquí, históricamente, han tenido problemas para monetizar. Con estos números, incluso es fácil hacerlo. Creo que Free Fire puede ser el rompeaguas para la región en cuanto a esports y videojuegos se refiere.

Lo veo complicado porque Fortnite Mobile ya está en Europa, pero las ligas de vuestra región las produce LVP. ¿Podría ser España el punto de entrada de Free Fire en Europa?

Es algo que yo vería con buenos ojos. Veo que a Fortnite le falta mucho en cuanto a esport. Lo usan como escaparate cuando realmente le da mucha más publicidad cualquier otra acción con un influencer. Esperemos que LVP haga posible que Free Fire llegue, porque si empiezan a crear contenido potente en español, tienen una audiencia hispanohablante muy importante aquí. Incluso otros países de Europa caerían detrás.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio