Compartir
Publicidad
El meta de League of Legends es divertido hasta que Rekkles juega Janna y Faker a Taric
LoL - League of Legends

El meta de League of Legends es divertido hasta que Rekkles juega Janna y Faker a Taric

Publicidad
Publicidad

Que el metajuego de League of Legends sea diverso está bien, ya que eso recompensa a los jugadores con una champion pool de ciertas dimensiones. Sin embargo, el repentino desalojo de los tradicionales tiradores del carril inferior y de los magos de control por apoyos en el central, quizás sea un límite que no se haya debido rebasar en el entorno competitivo del MOBA de Riot Games.

En el último podcast de 'El Reverso', uno de los más recomendables en cuanto a NBA, se tratan las diversas crisis por las que ha pasado la mejor liga de baloncesto del mundo. La que se comenta en profundidad es el bajón en productividad ofensiva que asoló la competición tras la retirada de Jordan una vez logrado su sexto anillo y el auge de las defensas destructivas.

Los Detroit Pistons y su defensa se convirtieron en un modelo ideal para el resto de franquicias. Los escoltas de fantasía o bailarines de claqué en la zona de los años 80 dejaron paso a aguerridos profesionales cuyo único cometido era echar por tierra el ataque rival, a cambio de una participación mínima en los aspectos ofensivos propios.

Muchos podrían decir entonces que la NBA era competición pura y competitividad, algo que incluso algunos aficionados podrían encontrar interesante. Esto es algo que puede estar pasando en League of Legends con los recientes cambios en el metajuego: aceleración en el tempo de la partida, agresión constante y movimiento alrededor del mapa, imprevisibilidad en los campeones elegidos e incluso florecimiento de nuevas tácticas hasta ahora desconocidas o marginales.

Una primera jornada de LCS NA sin Jensen

League of Legends ha ganado en espectáculo para no pocas personas tras los profundos cambios del parche 8.11 que relegaron a los tiradores, parte fundamental en toda composición del juego desde hace unos cuantos años, a ser poco influyentes en el transcurso de la partida o directamente ni aparecer. En principio, abrir el abanico de posibilidades y que coexistan varias tácticas con opciones de generar claves de victoria, no es malo, al contrario.

En teoría, jugadores y equipos son los que hacen evolucionar el metajuego mediante sus ocurrencias y soluciones a problemas como la supremacía de esta táctica o campeón. Riot Games se debería limitar a apuntalar problemas evidentes como que un personaje sea demasiado o demasiado poco potente una vez aparece League of Legends, u otros más subyacentes como el rework de toda un rol o ajustes a la economía del juego.

Lo que vimos en el parche 8.11, el cual reducía estadísticas base de casi todos los tiradores del juego, fue lo contrario de abrir el abanico. En vista de esta primera semana competitiva tras el parón del MSI y de las sensaciones y estadísticas extraídas de ella, lo único que se ha logrado es darle la vuelta a la tortilla en vez de ampliar las tácticas disponibles.

Puede ser divertido, e incluso ocurrente que un equipo opte por Heimerdinger para un puesto que antes ocuparía un tirador. Lo que quizás es un problema es que tenga mejor porcentaje de victoria que todos los tiradores. No hay que olvidar que los profesionales llevan unos cuantos años practicando las mismas mecánicas, las que son propias de su rol, y que todo su entrenamiento y preparación está siendo inerte durante estas semanas.

¿Faker con Taric? No, gracias

¿Por qué es eso un problema? Pues de eso os pueden hablar unos cuantos jugadores. Según los rumores que rondan la escena norteamericana, Nicolaj "Jensen" Jensen, Zachary "Sneaky" Scuderi y Andy "Smoothie" Ta habrían tenido problemas con el cuerpo técnico de Cloud 9 a causa de la obligación del actual metajuego de hacerles usar campeones distintos a los que dominan. Esto ha desembocado el relevo del quinteto titular de tres jugadores importantes en la región, uno de ellos como es Jensen, de los más talentosos de la LCS NA.

Donde ya ha comenzado la temporada es en la LCK coreana, la mejor liga regional de League of Legends. Para pocos seguidores de la escena competitiva del juego de Riot Games cabe duda de que Lee "Faker" Sang-Hyeok es el mejor jugador de la historia y que su equipo SK Telecom T1, es una organización legendaria tras sus tres campeonatos mundiales.

Durante la primera jornada de la LCK, Faker y compañía cayeron contra Gen.G de manera estrepitosa por 0-2. Sin embargo, para un aficionado a los deportes electrónicos al cual el midlaner coreano le ha dado tantas mañanas, tardes y noches de gloria con su calidad y talento, es cuanto menos doloroso verle ser totalmente irrelevante con Taric.

Janna no es lo que tiene que usar Rekkles

Con esto en mente, ayer muchos sintonizamos la competición que más de cerca nos toca, la LCS europea en la cual incluso había la novedad de Kuentin como narrador en LVP. Unos alicientes que para muchos saltaron por los aires cuando vimos a Martin "Rekkles" Larsson enfundarse a uno de los campeones más pasivos del juego. Janna fue la selección del jugador de Fnatic.

El conjunto dirigido por Dylan Falco quería replicar la táctica con triple apoyo y Kai'Sa jungla que ya hemos visto en la Superliga Orange de LVP, una táctica que ha demostrado ser eficiente en dicho campo de pruebas. Lo cierto es que la ejecución fue muy pobre y Misfits pudo vencer a los vigentes campeones sin mucho esfuerzo.

No se a vosotros, pero a mí me hizo daño ver a uno de los mejores tiradores de la historia del juego tener que usar a Janna. Le vi perdido y sin posibilidad de luchar contra los arreones de un Misfits mucho más metido en partida. Si el futuro del juego y la evolución lógica es ver a gente como Jensen fuera de la LCS porque no pasa por el aro de jugar Taric medio o Rekkles viendo como su Janna se muere de dos golpes rivales sin poder ser determinante, quizás algo se esté haciendo mal.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos