Compartir
Publicidad
Un vendedor de hacks en Fortnite destapa la mascarada de un jugador profesional que pretendía hacer trampas en Fortnite World Cup
Ligas y competiciones de esports

Un vendedor de hacks en Fortnite destapa la mascarada de un jugador profesional que pretendía hacer trampas en Fortnite World Cup

Publicidad
Publicidad

La venta de herramientas o programas para hacer trampas es algo tan deleznable como su propia utilización dentro de un juego, significa poner en las manos de alguien los utensilios necesarios –a sabiendas de que lo va a utilizar- para llevar a cabo algo inmoral. Sin embargo, en este caso todo apunta a que ha sido el propio vendedor de los hacks el que ha destapado a un jugador profesional que pretendía hacer trampas en Fortnite World Cup.

Con el auge del battle royale de Epic Games, no fueron pocas las organizaciones que vieron un filón en un escenario que apuntaba a atraer la atención de millones y millones de personas. Team Kaliber fue uno de esos clubs que se sumaron a la fiebre Fortnite, aunque sus comienzos se remontaban a 2013 con Call of Duty. En agosto de 2018, como señala Daily Esports, la entidad decidió ponerse manos a la obra y buscar integrantes para su nueva y flamante división.

El conjunto final quedó compuesto por Frankie ”Frankie” Parra, Johnathan “JonnyK” Kosmala, Yohan, y Thomas “Tantric”, y compitieron en la primera temporada de Fortnite Pro League sin demasiada fortuna. El protagonista de esta historia es el hombre del medio: Jonathan “JonnyK” Kosmala, que intentó sacar ventaja haciendo trampas y, como premonitoriamente arguyó, se le ha terminado cayendo el mundo encima gracias a un vídeo de The Fortnite Guy.

Donde los enemigos acechan

El primer contacto entre JonnyK y el vendedor de hacks tuvo lugar a través de un discord en el que el jugador profesional se hacía llamar Bigboy. “Hola, soy un jugador profesional de Fortnite que está buscando obtener ventaja para la Fortnite World Cup de este fin de semana”, comenzó JonnyK, bajo su nuevo pseudónimo para no ser detectado, preguntando también si todos los hacks presentados en la página web del vendedor eran detectados por el sistema anti trampas del juego.

Bigboy, JonnyK, estaba buscando un programa muy específico, un ESP, un hack que permite ver dónde se encuentran los jugadores incluso cuando hay partes del escenario que deberían impedir su localización, de ahí la ilegalidad del programa. El vendedor le aseguró que este tipo de programas no se detectaban tan fácilmente como otros, por ejemplo el aimbot (para apuntar de forma automática y sospechosamente precisa).

El profesional aseguró al vendedor que solo necesitaba ventaja posicional ya que la precisión no era un problema fundamental. La conversación entre ambos, que se ha filtrado gracias a la publicación del canal especializado en Fortnite, apenas dura 11 minutos, pero posiblemente se alargó un poco más para hablar sobre los detalles del pago y otros pequeños flecos, como el precio.

Paypal deja huellas y las traiciones también

El vídeo no solo contaba con pruebas gráficas como las conversaciones entre los dos individuos, algo que podría haber sido manipulado con bastante facilidad, sino que también tenía un vídeo grabado con la conversación entre el hacker y el jugador profesional. JonnyK compartió su pantalla con el vendedor para que le instruyera sobre cómo instalar el programa en su ordenador y comprobar la viabilidad del fraude.

Captura De Pantalla Via The Fortnite Guy 2 Captura de pantalla vía The Fortnite Guy

Una de las claves se encuentra sin lugar a dudas en la voz del propio vídeo, que con una rápida comprobación –como la que también hizo el autor de la obra que ha terminado desenmascarando a JonnyK- se puede ver que coincide con la del profesional poniendo simplemente su streaming durante unos pocos segundos. Si no se trata de la misma voz es, sin lugar a dudas, una sospecha en firme que terminaría de apuntalarse poco después.

Volviendo a la conversación inicial, el vendedor de los hacks instó a JonnyK a que le pagase por Paypal, sin aceptar la forma alternativa que el profesional le planteó para intentar dejar las menos huellas posibles durante su trama. A pesar de todo, otra de las imágenes filtradas daba buena cuenta –previa censura de los datos- de que el autor del pago se llamaba de una forma sospechosamente parecida a la de JonnyK.

Captura De Pantalla Via The Fortnite Guy Captura de pantalla vía The Fortnite Guy

TheFortniteGuy, el autor del vídeo que ha desentrañado el misterio, procedió a realizar una donación en el streaming del jugador profesional con el objetivo de ver posible similitudes entre las direcciones de cobro y el, presunto, pago de JonnyK por los hacks que le permitirían jugar con ventaja sobre el resto en Fortnite World Cup.

Efectivamente, tanto el nombre como la dirección del correo de ambos parecía coincidir a pesar de la censura –necesaria para proteger su intimidad- y sumado al resto de pruebas suponía una losa difícil de sostener teniendo en cuenta la gravedad de los actos y los argumentos en su contra.

El mundo encima

Hemos despedido a Johnathan Kosmala (JonnyK) de nuestro equipo de Fortnite”, empezó el mensaje de Team Kaliber después de la publicación y viralización del vídeo. “Estamos en shock al habernos enterado de que estuvo haciendo trampas durante los clasificatorios de Fortnite World Cup”, continuó. “Esta violación es seria y hemos terminado nuestra relación con él. Pedimos disculpas a nuestros fans por este fallo en nuestro juicio".

Mientras que ayer publicamos la clasificación de los dos primeros españoles -Ramón “Prisi0n3r0” Mateu y S2V DiegoGB- para la gran final celebrada en la Gran Manzana, otra historia mucho menos brillante terminaba cerrándose su Twitter por la ingente cantidad de reacciones que estaba provocando la historia de su amaño.

A pesar de la importante labor del vendedor de hacks a la hora de grabar y recopilar toda la información para desenmascarar al jugador profesional, no hay que olvidar que se trata de alguien que se lucra a costa de hacer que otras personas fastidien la experiencia a cientos de personas. Evidentemente es un círculo, sin jugadores frustrados que quisieran hacer trampas no habría mercado, como tampoco existiría en caso de que la integridad estuviera por encima del beneficio económico. La historia de nuestra sociedad, en realidad.

Si me cogen, toda mi vida está arruinada”. Lo cierto es que no se puede decir que JonnyK no sabía dónde se metía cuando inició esa conversación por Discord. Apenas un par de días después, y con 60 dólares menos en el bolsillo, toda la comunidad se enteró de sus aviesas intenciones con las que pretendía desvirtuar la competición. El pase a la gran final de Nueva York le granjearía 50.000 dólares y un espaldarazo para su carrera, pero ha terminado siendo el fin de la misma.

Imagen original vía Fortnite

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio