Compartir
Publicidad

¿Es Druida Jade la baraja más tóxica de Hearthstone?

¿Es Druida Jade la baraja más tóxica de Hearthstone?
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La nueva expansión de Hearthstone, Caballeros del Trono Helado, ya está mostrando una a una las cartas que nos harán abrir sobre tras sobre después del 10 de agosto, la fecha estimada de salida de esos 135 naipes. Es cierto que tras el nerf a la misión del Pícaro, una de las pocas barajas tóxicas de Viaje a Un'Goro, el metajuego está siendo bastante saludable. Sin embargo no son pocos los que se quejan de los jades y en concreto de su uso en Druida.

La carta menos idolatrada

Los cambios al pícaro han dado más hueco a clases controleras como el Freeze Mage o el Druida Jade. Mucha gente había preveído como los gólems verdes podrían dominar el metajuego y es cierto que su ratio de juego ha crecido bastante desde entonces, sin embargo el porcentaje de victoria del mazo está ahora mismo en el 48'5%. ¿Dónde está el problema entonces?

El retroceso de las barajas agresivas ha hecho que el Druida Jade lo tenga mejor para sobrevivir al juego temprano y herramientas de esta última expansión como las Escamas Terráneas, un hechizo barato que le da aguante a Malfurión, han demostrado ser claves. Sin embargo es el Ídolo de Jade lo que permite que este arquetipo sea el mejor del juego tardío con unos value trades insuperables además de no quedarse sin cartas que robar. Por cierto, el Subastador de Gadgetzan, clave para permitir llenarse la mano al Druida Jade, está con Alexstrasza en todas las quinielas para dejar Estándar y entrar en el Hall of Fame.

No es tanto un problema de imbatibilidad cómo de frustración a la hora de jugar contra él. Mazos muy usados en la actualidad en Hearthstone como el Mago Freeze, Mago Burn o Chamán Midrange lo pasan realmente mal contra el Druida Jade y además no tienen muchas herramientas para vencer llegado cierto momento de la partida. Sólo tiene un enfrentamiento verdaderamente malo además de las barajas agresivas si salen bien del Mulligan y es el Sacerdote Silencios, un mazo usado tan sólo en un 1.18% de los encuentros.

El "nerfeo" al pícaro se produjo porque las partidas se convertían en un PvE contra los robos. El Druida Jade simplemente es demasiado bueno llegado cierto turno, es decir, cumple un rol dentro de las nueve clases que componen Hearthstone y por eso parece más difícil que el equipo de balance le haga sufrir. Habrá que esperar a la llegada de la nueva expansión porque la esperanza de muchos jugadores es que el metajuego vire a algo más agresivo, sepultando al Jade en el baúl de los recuerdos.

Todos los datos han sido extraídos de Vicius Syndicate

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos