Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

¿Dónde están ahora las leyendas de los eSports de los 90?

¿Dónde están ahora las leyendas de los eSports de los 90?
Guardar
8 Comentarios
Publicidad

En una industria tan acelerada como la de los eSports, caemos en el error de encumbrar pronto y olvidar rápido. Pero, de esta forma, hacemos un flaco favor a los cientos de jugadores que en las últimas dos décadas marcaron el devenir de los eSports y del juego competitivo en general.

Hagamos memoria. Donde antes había Quake II o Halo 3 ahora hay Overwatch y Black Ops III. La meta es la misma: batirse por ser el mejor. ¿Qué están haciendo hoy algunas de estas estrellas? ¿Siguen relacionados de alguna forma con los eSports o están completamente retirados? ¿O seguirán compitiendo a nivel internacional, incombustibles?

Kristoffer Nordlund

El tricampeón mundial de Counter Strike: Global Offensive (que vemos en la foto principal) comenzó a jugar en la beta 5.2, con apenas 16 años. Imparable con su M4A1, el jugador sueco fue batiendo uno a uno todos los récords marcados. Pero su vida de fama y éxito juvenil se fue desvaneciendo cuando decidió abandonar FNATIC para tener más tiempo para su familia y amigos.

El viejo Tentpole lleva siete años trabajando en una empresa de logística

Cuando volvió a competir ya nada era igual. Los equipos no parecían tener espacio para él. Y tampoco se sentía cómodo con el dinero ganado. Su sueldo, como él mismo cuenta en esta extensa entrevista, era de 16.000 coronas más dietas para viajes al extranjero y el dinero de los premios. Pero un traspiés con los partners de SK Gaming, su club por aquel entonces, lo dejó con el sueldo congelado prácticamente 6 meses. Al final decidió que tenía que mirar hacia delante.

Hoy se curte el cuerpo al menos dos horas al día y trabaja, desde hace casi siete años en PostNord Logistics —comenzó trabajando para ellos de manera autónoma—, una empresa de mensajería y transporte que cuenta con una flota de 4.500 repartidores. Y sí, como confiesa, gana bastante más que con los eSports, puede dedicar tiempo a su pareja, y viajar cuando le plazca, no cuando se lo impongan.

Sander Kaasjager (Vo0)

Sander Kaasjager

No hay prácticamente ningún deporte que no haya abordado el holandés. En sus años mozos fue un jugador infalible en cualquier shooter de la época: Painkiller, la saga Quake o World of Warcraft. Siempre entre los primeros puestos individuales, y coronándoles en el CPL World Tour durante dos años seguidos, en agosto de 2008 dijo adiós a Fnatic y oficialmente a los eSports.

Vo0, la gran estrella de Quake, reparte su tiempo entre el tenis y los análisis de oficina

Pero su retirada se convirtió en un nuevo comienzo. Su Magna Cum Laude en Ingeniería Mecánica lo atestigua: tras abandonar la universidad como profesor adjunto, se especializó en lenguaje informático y actualmente trabaja como analista de negocios. Lejos quedan las arenas plagadas de tiroteos.

Pero esta es su contrapartida laboral: como decíamos al principio y atestigua este perfil, nunca ha dejado el deporte de lado. Siempre ha sido un perfil competitivo, de actitud templada y muy trabajador. Vo0, o VooDoo, como empezó llamándose, amasó una fortuna en premios —su equipo logró el millón de dólares en su primer año— pero, como también apuntaba Nordlund, esas cantidades no estaban a la altura de sus ambiciones.

Laurens ‘Lauke’ Pluijmaekers

Parece que ya nadie se acuerda de aquel shooter que hace unos años mantuvo pegados a la silla a miles de jugadores: Unreal Tournament se convirtió en el banco de pruebas de Epic Games —creadores de la saga Gears of War— y uno de los FPS más adictivos y bien diseñados.

Lauke ostenta en la actualidad el puesto de consultor especialista para la empresa Davinci

Y el holandés Laurens Pluijmaekers fue uno de sus bastiones: podría decirse que, junto a Christian ‘GitzZz’ Höck, los años en los eSports de Laurens fueron una carrera meteórica. Tras ser el mejor jugador de su país llegó a los World Cyber Games en Daejeon, en 2001, listo para conquistar el mundo. Para 2004 ya era medalla de oro y para 2005 se llevaba el GGL DigitalLife en primer puesto en individuales. Hall of Fame de Fnatic, Laurens se retiró en lo más alto, con apenas 20 años.

Pero su historia acababa de comenzar. En 2006 ya trabajaba en banca, después entró a formar parte de AIESEC, organización global sin ánimo de lucro, y en la actualidad ostenta el puesto de consultor especialista para Davinci. Pluijmaekers nunca perdió el tiempo. Tras su paso por los estadios se "alistó" en la Universidad pública de Nimega (Países Bajos), y allí permaneció hasta graduarse (Administración de Negocios). Bueno, no del todo, su Erasmus fue en Lisboa. Pero para él el juego competitivo quedó enterrado en el pasado. Lo más cerca que estuvo en la anterior década fue como asesor para Fariko Gaming.

Lim Yo-hwan ‘BoxeR’

Lim Yo-hwan

Dejémonos de prolegómenos: BoxeR fue el mejor jugador de Starcraft del mundo. En sus años profesionales le hizo morder el polvo hasta al mismísimo Hong ‘YellOw’ Jin-Ho. Su historia es de sobra conocida: el emperador de Terran fue a casa de un amigo a estudiar y allí conoció el juego. Practicó y practicó hasta que en 1999 debutó profesionalmente.

Pese al disband de su primer equipo, Hwaseung OZ, en 2001 ya era número 1 en el World Cyber Games; en 2002 ganaba 100 millones de won anuales gracias al patrocinio de Orion. También ganó el oro. Para 2004, como coach de SK Telecom T1, ya ganaba más de 200 millones de won al año (162.000 euros) y tenía un club de fans de 500.000 miembros.

BoxeR es ahora padre y un hombre felizmente casado, además de un jugador de póker profesional

Su historia personal no es menos interesante: cuando su club, SlayerS, hizo disband, aún mantuvo correspondencia con la actriz Kim Ga-yeon, ocho años mayor que ella. En 2013 comenzaron una relación en secreto que duró dos años, hasta que en 2015 nació su hija.

Ahora es un hombre felizmente casado, retirado de los eSports por varios problemas de salud, pero eso no lo ha retirado de la maquinaria digital. Ha logrado afianzarse como un prestigioso jugador de póker. Ya no vitorean su nombre 100.000 personas en directo pero tampoco es algo que le haga falta: ha pasado a la historia de su país, es una leyenda viva.

Fatal1ty para todos

Jonathan Wendel

Con Jonathan Wendel, la situación es análoga. Da igual a quien preguntases: hubo un tiempo donde él era el mejor, el ganaba todos los premios y arrasaba en todas las competiciones. Comenzó en 1999 en Quake 3, llevándose los 500 dólares de premio en un torneo regional. Al año siguiente recogía uno de 4.000 dólares en Dallas y otro de 15.000 en Suecia. Así, un torneo tras otro, comenzó a ganar todo. Una racha de 18 partidos. Un récord histórico.

Fatal1ty es ahora una prestigiosa figura pública que vende tarjetas gráficas para gaming

Y, si BoxeR tiene su propia autobiografía (Crazy As Me), Fatal1ty es culpable de llevar los eSports a primetime, de salir en New York Times o Forbes o ser entrevistado en medios que todavía no saben escribir eSport. Wendel fue un catalizador internacional, el tipo al que queríamos parecernos los jugadores novatos de Counter-Strike. Y no sólo por los dólares, sino porque era evidente que detrás de la figura se escondía una persona de visión financiera y talento natural.

Ahora es una prestigiosa figura pública que vende su propia línea de productos: tarjetas gráficas, auriculares y hasta ropa. Hardware bajo su firma de calidad y, claro, vinculado al gaming. Como su propia web indica, ha sido número 1 hasta 48 veces. Eso siempre deja “secuelas”.

Daigo Umehara (y Tomo Ohira)

Ohira fue la primera figura pública de Street Fighter, concretamente en la segunda entrega, un dios intocable. Su nombre resuena cada vez que alguien recuerda el evento del pasado febrero, donde el nuevo rey, Daigo Umehara, cayó derrotado —o se dejó ganar— por el rapero Lupe Fiasco. Un anécdota trivial pero que pone de manifiesto que el nombre de Ohira no se olvida fácilmente. Y es que fue, con su Ryu inalterable, campeón mundial durante cinco años seguidos. Y todo lo que logró después fue emulado por Daigo.

Daigo ya no busca ni fama ni dinero: su último gran premio fue destinado a un fondo de becas

Conocido como La Bestia, su obsesión por el arcade comenzó en 1991 y le llevó a ser el mejor entre sus amigos, hasta que el barrio se le quedó pequeño y en 1997 ya era campeón nacional. Con 35 años, aún ostenta el Récord Guinness de jugador más exitoso de Street Fighter.

Hoy día se deja caer por diferentes eventos, pero ya no con afán de recaudar. En la Copa Capcom de 2015 quedó en segundo lugar y sus 60.000 dólares de premio los destinó a un fondo de becas. Así que sí, sigue jugando, sigue machacando a rivales y destrozando crucetas, pero con menor intensidad. La última gran cita en la que se le pudo ver fue el pasado 16 de octubre en la Milan Games Week. Apaleó a todos con su Ryu, como es de rigor.

Las leyendas del futuro

Readyforthebattle

¿Quiénes son, quiénes serán las estrellas que rubriquen sus nombres junto a estas? Pues no tenemos ni idea, pero lo que sí es obvio es que hay que cuidarlas, procurarles todo lo necesario para que puedan madurar su juego y alcanzar la gloria.

ROG Army es uno de los clubes nacionales con mejor ratio de victorias

No vale con comprar un equipo o adquirir un roster de primera división, hay que escuchar a los jugadores, atenderlos y proyectar su talento. Sólo hay que ver lo que ASUS ha logrado con sus ROG Army, un club español que no sólo es uno de los que mejor ratio de victorias posee en el país, copado de verdaderas glorias, sino que puede mirar de tú a tú a cualquier espada internacional.

Porque esta es la única forma de llegar lejos: ambicionando ser el mejor a todos los niveles. Entre Daniel Huerta, el señor Ronchas, headcoach del equipo, y el popular Mario ‘Motroco’ Martínez en calidad de coach, una de las grandes leyendas retiradas nacionales de League of Legends, ROG Army ha logrado ser una armada invencible gracias a la constancia, la equipación adecuada y el trabajo en equipo.

Publicidad

También te puede gustar

Inicio