Compartir
Publicidad

E3 2018: EA y su Command and Conquer Rivals evidencian el problema de los esports en el E3

E3 2018: EA y su Command and Conquer Rivals evidencian el problema de los esports en el E3
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Como ya es tradición, el EA Play abrió anoche el E3 de este año de manera oficiosa, que no oficial. Se trata del primer evento relacionado con la feria de videojuegos que se celebra en Los Ángeles, aunque lo que es la Electronic Entertainment Expo comienza con la apertura de puertas en el Convention Center el próximo miércoles. La mayoría de expertos tienen claro que fue una conferencia más que mejorable, pero el Command and Conquer Rivals fue un ejemplo de como no mostrar los esports.

Fue una conferencia de más de una hora donde apenas se vio juego real. Ni siquiera los mastodontes como Battlefield V o FIFA 19 tuvieron protagonismo en cuanto a minutos de EA Play. Entre todo este despropósito donde incluso se atrevieron a adelantar el nombre del nuevo juego de Star Wars de Respawn desde la platea de butacas, Vince Zampella y su gorra mediante, sólo el nuevo título de Bioware, Anthem, tuvo más protagonismo que este spin off competitivo para móviles de la saga de estrategia.

No es un buen sitio para transmitir la competición

El despliege de su presentación no fue para nada malo. El conocido jugador y comentarista de Starcraft americano Geoffrey "iNcontroL" Robinson jugaría una partida contra el youtuber de juegos para móvil nickatnyte. Lo problemático es tirar una partida íntegra de un juego poco vistoso y del que nadie conoce las reglas básicas, contra una audiencia que estaba asistiendo atónita a una de las conferencias con más densidad de señores leyendo mal un telepronter de la historia del entretenimiento digital.

Darle ese peso a un juego, por interesante que parezca gracias a su cruce entre Starcraft y Clash Royale, es una temeridad. La gente ya estaba de morros con EA y bastaba echar un vistazo a cualquier chat de cualquier canal que estuviera emitiendo la conferencia para darse cuenta de que fue un error. No es que el juego pinte mal para lo que es el mercado móvil competitivo, pero EA volvió a reducir a los deportes electrónicos al peor momento de un E3 briefing.

Otro momento The Darwin Project

Me recuerda demasiado a uno de los momentos de la feria del pasado año. Durante la conferencia de Microsoft se anunció el Battle Royale The Darwin Project. Hoy el juego goza de una respetable masa de gente que lo disfruta y lo valora, pero durante el año pasado fue uno de los momentos de mayor vergüenza ajena para los allí asistentes. En medio de una vorágine de traílers y avances de los nuevos videojuegos para el ecosistema Xbox, apareció un comentarista de esports gritando.

Igual que nadie se divierte viendo un partido de béisbol sin conocer mínimamente sus reglas, es imposible que el grueso de los aficionados a los videojuegos que ven el E3 comprendan lo que está pasando en un esport incipiente si lo reducimos a señores gritando y no hay un momento didáctico previo. Clash Royale fue un fenómeno porque de un día para otro todo el mundo lo jugaba en su móvil y era consciente de las posibilidades del mismo.

Pasa con muchos juegos competitivos. Puedo ver varias partidas de Laser League, pero nada tendrá el valor de jugar unos minutos para mi posterior comprensión de las reglas, por básicas que sean. Incluso puedo alucinar en colores con el parry del Ken de Daigo a la Chun Li de Justin en Street Fighter, pero cuando entiendes y comprendes la combinación de botones usada y la velocidad a la cual la pensó y ejecutó "La Bestia", todo pasa a una nueva dimensión.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos