Compartir
Publicidad
Publicidad
Batalla de Clanes es lo mejor que le ha pasado a Clash Royale en mucho tiempo
Clash Royale

Batalla de Clanes es lo mejor que le ha pasado a Clash Royale en mucho tiempo

Publicidad
Publicidad

Apenas habían pasado unas horas desde que se pusiese en marcha la Batalla de Clanes de 'Clash Royale' y ya temía quedarme sin probarlo. ¿La razón? El reto del cofre estaba casi completado y pensaba que, al hacerlo, se cerraba la oportunidad de jugar al nuevo modo de 2 contra 2.

Finalmente no sólo pude aportar mi granito de arena a completar el reto, el móvil ha seguido sonando todo el fin de semana con notificaciones de mis compañeros de clan buscando un mano a mano en el que no íbamos a conseguir cofres o coronas, pero sí íbamos a mantener vivo el espíritu competitivo y diversión que han entregado las Batallas de Clanes.

Batalla de Clanes, un gran paso adelante

Screenshot 2017 03 27 10 56 02

En un juego en el que casi todos entramos buscando un objetivo, ya sea conseguir nuevos cofres para tener en cola, sumar coronas o echar un cable en los cofres del Clan, que la gente haya preferido quemar hasta la saciedad unas batallas que ya no entregaban más “regalos”, jugando meramente por la diversión que producen, dice mucho del éxito de la idea.

Tras ella no hay grandes alardes de originalidad, al menos sobre el papel. Batalla de Clanes, como ya desglosamos aquí, mantiene el mismo estilo del juego normal pero cambia el habitual 1vs1 por un 2vs2 ampliando carriles y modificando la Torre del Rey por un Castillo con dos cañones que se activan al destruirse una de las torres iniciales.

Es un modo cooperativo, nadie tiene que defender un lado en concreto, debes preocuparte por todo el terreno y jugar en base no sólo a lo que hacen los dos rivales que tienes en frente, también a lo que tu compañero puede dar de sí.

Al ser jugadores de tu mismo clan se permite la comunicación previa a una batalla y eso ha cedido hueco a momentos memorables y épicos que, si ya antes de probarlo invitaban a pensar que esto puede ser un filón a nivel competitivo, tras jugarlo no me cabe ninguna duda de que es el siguiente paso que Supercell debería tener en mente para acabar de impulsar ‘Clash Royale’ como eSport.

¿Cómo se juega?

A nivel de usuario la situación es bastante sencilla, tras hablar por el chat del Clan y cuadrar dos barajas que puedan ser compatibles, o jugártela con un usuario que no conoces y ver qué cartas lleva en su mazo durante un par de segundos al empezar la partida, debes ir coordinando tus ataques y defensas para no gastar unidades y elixir en balde.

Screenshot 2017 03 27 10 58 23

A eso ayuda la posibilidad de ver qué va a jugar tu compañero cuando arrastra la unidad hasta una zona en concreto y la mantiene un segundo para darte margen de respuesta antes de soltar el dedo e invocarla. Yo, que siempre he sido más de pulsar en vez de arrastrar, he tenido que cambiar el chip para que mis compañeros supiesen qué planes tenía.

Cuando todo esto sale bien, la sensación de victoria es alucinante. Imagina una contra en la que los rivales lo han dado todo y puedes volver a la ataque con tu Pekka mientras tu compañero hace lo propio con su globo.

Cae la primera torre y tus tanques siguen su avanzada mientras empiezas a desplegar tropas y hechizos como un loco para crear un ejército inmenso que no tarda en hacer caer el Castillo rival. Épico es decir poco.

Sin embargo no es fácil, merece la pena jugar con gente que sabe lo que hace porque de lo contrario es muy complicado frenar los ataques rivales y las partidas no tardan demasiado en terminar.

Precisamente por eso la Batalla de Clanes a nivel competitivo tiene un filón alucinante.

Potencial a nivel competitivo

Screenshot 2017 03 27 10 56 06 1

A nivel profesional este tipo de encuentros no sólo pondrían cara a cara a los mejores jugadores de la escena en batallas plagadas de tropas multitudinarias, también ceden hueco a estrategias combinadas en las que podemos acabar viendo auténticas virguerías.

Se suma, además, toda la emoción que ya se vive en los enfrentamientos clásicos, no sólo por desconocerse qué mazos tendrán bajo la manga, también cómo reaccionarán a un RNG que se multiplica por dos y requiere múltiples soluciones combinadas de respuesta a un peligro.

Profesionalizar la Batalla de Clanes supondría también un apoyo para los equipos, permitiendo así que no sólo uno de los jugadores pueda acceder a la gloria, también fomentando la cooperación y el trabajo sincronizado que tan buenos resultados podría acabar entregando en las retransmisiones.

‘Clash Royale’ necesitaba algo así como el respirar. No porque le hiciese falta para ser un claro candidato en su ascensión hacia juego eSport con todas las de la ley, los que lo jugamos desde hace tiempo tenemos muy clara esa categoría, pero sí para ofrecer una alternativa que, a la larga, puede ser mucho más interesante de cara a la escena competitiva.

Más Clash Royale en Xataka eSports

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos