Compartir
Publicidad

Un exejecutivo de Infinite Esports, propietaria de OpTic y Houston Outlaws, acusado de conducta inapropiada y mala praxis

Un exejecutivo de Infinite Esports, propietaria de OpTic y Houston Outlaws,  acusado de conducta inapropiada y mala praxis
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los problemas de Infinite Esports & Entertainment no paran. Después de producirse una cascada de despidos en el seno de la empresa propietaria de equipos como OpTic Gaming o Houston Outlaws, uno de sus ahora exejecutivos ha sido acusado de conducta inapropiada y prácticas poco éticas a la hora de negociar, según el portal VPEsports.

De acuerdo a una serie de conversaciones a través de aplicaciones para comunicarse, emails y llamadas con el programa Discord, Ali “Alicus” Saba –director de desarrollo internacional de Infinite Esports & Entertainment- contrató a una grupo de jugadores y entrenadores antes del comienzo de Overwatch Contenders Norteamérica 2018. El acuerdo presumiblemente iba a convertir a los firmantes en el nuevo equipo academia de Houston Outlaws, conjunto que milita en Overwatch League, la competición más importante dentro del juego de Blizzard.

Rumores de otros fichajes

Entre otras cosas, Saba hizo firmar a los jugadores una serie de contratos que contenían clausulas o detalles que no habían sido acordados de manera previa a la rúbrica. Según las informaciones, los encargados del equipo no hicieron nada cuando los jugadores presentaron el registro de lo acontecido.

En varias ocasiones, los jugadores se mostraron preocupados por los rumores de que OpTic Gaming, y por ende Houston Outlaws, estaba negociando con otros jugadores. Saba les dijo a sus jugadores que no tenían nada de lo que preocuparse porque de ser así la organización les pondría en otro equipo como “FaZe o Florida”, refiriéndose al equipo filial de Florida Mayhem (otro equipo de la Overwatch League), que en realidad pertenece a Misfits Gaming.

De acuerdo a las conversaciones a las que tuvo acceso VPEsports, Saba comunicó a los jugadores que se organizarían bajo el nombre de GG Esport Academy (GGEA) , una marca asociada a Houston Outlaws, pero con un título diferente al que originariamente habían firmado, ya que en el primer contrato aparecía “Houston Outlaws Academy” como nombre del equipo.

Los jugadores empezaron a ponerse nerviosos y a exigir a Saba mayor claridad y transparencia en el asunto. “Conozco jugadores que son más habilidosos que vosotros y que chuparían pollas (sic) por esta oportunidad… Puedo enseñaros mi Discord”, dijo el implicado en una de las conversaciones grabadas, a través de Discord, entre él, los jugadores y el entrenador. De acuerdo a lo publicado por VPEsports, varias fuentes cercanas a la organización dijeron que esta forma de hablar era habitual en Saba.

Los profesionales aglutinaron esta y otras pruebas del comportamiento del acusado y las llevaron a la gerencia de Infinite Esports & Entertainment. Sin embargo, desde la compañía no hicieron nada, al menos de manera formal. VPEsports ha tenido acceso a diversos contrato, provistos por los jugadores a los que Saba supuestamente iba a fichar. Los jugadores llegaron a firma hasta tres contratos diferentes: uno con el jugaría bajo el nombre de “Houston Outlaws Academy”; otro con el nombre de “GGEA Desperados o FaZe” y un último contrato en el que figuraba sencillamente la palabra “Ace”.

La última mentira

Algunas fuentes afirmaron que Blizzard intervino menos de 24 horas antes de que se hicieran públicas las listas con los equipos oficiales de Contenders Norteamérica. Con la aparición de la desarrolladora GGEA perdió su plaza, ya que Blizzard es responsable de otorgar las licencias y quién las controla y decidió escoger a otra organización. Por lo visto, OpTic Gaming había estado intentando conseguir varias licencias para dirigr más de un equipo, algo ilegal según los estatutos de la liga.

Los contratos de los jugadores fueron anulados y el puesto de la escuadra academia fue asignada a otra empresa. En una grabación más de Discord, se pudo escuchar a Saba cómo explicó a los jugadores que la plaza del equipo había sido otorgada a otra entidad porque era nativa de Texas y por ese motivo era más atractiva para Blizzard.

Finalmente, el 22 de septiembre, Saba dejó de formar parte de Infinite Esports & Entertainment. Se desconoce si el motivo del despido fue su cuestionable actuación con los jugadores afectados, pero pudo deberse simplemente a la gigantesca operación de reestructuración que está viviendo la empresa actualmente. Los despidos se cuentan por decenas y han afectado a trabajadores de todo tipo de los equipos propiedad de la compañía: desde el entrenador de Houston Outlaws hasta analistas.

Imagen vía GGEA

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio