Publicidad

Una defensa de la narrativa en los esports y una queja sobre la cobertura generalista
Opinión

Una defensa de la narrativa en los esports y una queja sobre la cobertura generalista

Publicidad

Publicidad

Una práctica habitual durante la etapa escolar de los hijos es apuntarles a actividades extraescolares. Desconozco el proceso hoy en día, pero en mi tierna infancia, tristemente se cumplía con cierta regularidad el axioma “niños a futbito y niñas a ballet”. No quiero centrarme en el componente de género, ya que seguramente haya cientos de libros sobre esto, y muy buenos además. Más bien quiero poner el foco en “el niño ha de ir a lo que hace la mayoría”.

A menos de que nuestra personalidad sea escasa, con los años vamos desarrollando el gusto, permitiendo que sepamos elegir en qué queremos dedicar el tiempo o cuáles serán nuestras aficiones. Aunque vivamos en un tiempo donde lo viral marca incluso el ritmo editorial de los medios, no parece lo más adecuado tomar este tipos de decisiones en base a la cantidad de gente que sigue cada cosa.

Lo mismo para los deportes electrónicos. La sensación que tengo al leer multitud de artículos, coberturas o demás informaciones es que la baza para convencer a los menos familiarizados con los esports es arrojarles cifras e imágenes grandilocuentes, como si de una especie de carrera militar contra el resto de las formas de ocio disponibles se tratase. O incluso peor, tomarlos como una curiosidad.

Cifras, millones e imágenes... para nada

Durante una interesante panel titulado 'La receta del éxito en los esports' que tuvo lugar este pasado fin de semana en la Intel Extreme Masters de Katowice, varios importantes actores de la industria señalaban que ya no hace falta discutir más sobre qué necesitan los esports o los videojuegos para ser mainstream, ya que ya lo eran al haber penetrado en la sociedad de una vez por todas señalando, eso sí, que para dar el salto final hace falta el concurso de los medios más importantes.

Bien, podemos convenir entonces, que Televisión Española es uno de esos medios de primer nivel. Ayer mismo realizaron una pequeña pieza sobre FIFA (eso si traes de casa sabido que juego es el que se muestra) con Andoni Payo, jugador de Movistar Riders. En él es presentado como el mejor jugador de esports de España y único competidor de nuestra nacionalidad en una Copa del Mundo (de FIFA, volvemos a poner nosotros).

Aunque lo primero es subjetivo, sí que habría que puntualizar que no todos los esports son FIFA (por suerte) y que, con todo lo bueno que es Andoni, que lo es y mucho, el sentido común dice que un jugador con el actual puesto 22 en el Global Ranking de FIFA, estaría por detrás de gente como Daniel "Goga" Mazorra o Alfonso "Mithy" Aguirre, si nos ponemos a comparar resultados logrados.

El segundo punto es el que más me escama. No es que Andoni no haya sido el único jugador español en competir en un Campeonato del Mundo de FIFA (es el único que lo hizo el pasado año, de ahí parece provenir el error), si no que el asturiano Alfonso Ramos ha sido campeón en dos ocasiones. Además de él, gente como Rafael "Ralfitita" Riobó o Javier Devis Lara, por citar a algunos, participaron otros años en un torneo que nació en 2004. Y basta con consultar la wikipedia, no hay necesidad de consultar a un erudito de los deportes electrónicos.

Más allá de estos errores de bulto, me llama la atención como tras muchos años, los videojuegos son un reclamo para realizar piezas "chorras". Durante un minuto, nos cuentan que Andoni ha jugado un partido con el Real Madrid contra el Ajax de Ámsterdam, para simular lo que sucederá esa tarde (sale mal). Además de eso, lo único que le preguntan de su disciplina es si Cristiano es mejor que Messi en el juego.

Mi punto de vista es el siguiente: ¿merece la pena salir en los medios generalistas si es así?, ¿es necesario mendigar atención y permitir que se siga creando contenido que no sólo no lucha contra los clichés del mundo de los esports y de los videojuegos, si no que incluso es neutro a ellos? Yo tengo clara la respuesta.

Volviendo al discurso parece que tiene un mayor componente de búsqueda de validación que de afán didáctico para con los posibles nuevos fans de los esports. Dejo de soltar palabras y me voy a un hecho demostrable, más que nada porque lo podéis leer aquí. Mi abuelo de 93 años, con toda una vida como aficionado al deporte, pudo entender lo básico, e incluso disfrutar, una partida de Superliga Orange de League of Legends. Y no lo hizo tras decirle que gran cantidad de millones de personas vieron la última final mundial, lo hizo cuando le aporté narrativa que desconocía.

Para él, asuntos como la localidad de origen de los jugadores y equipos, su momento de forma o incluso su historia en los videojuegos competitivos, fueron la chispa que prendió la mecha. Sé de sobra que hay mucho y muy buen contenido divulgativo sobre los esports, no es eso, pero lo que parece es que el discurso siempre se dirige a las marcas y no a las personas. Además de que ese no suele llegar a los medios generalistas o mainstream.

Jordan y su sexto anillo, la mano de Dios Maradona o la victoria de Sudáfrica en la Copa Mundial de Rugby con Mandela delante y como comienzo del fin del apartheid. A pesar de que estos tres deportes tienen un legado de más de cien años, son estos momentos algunos de los que hacen que hoy en día estos deportes sean fenómenos globales de primer orden. ¿Por qué no redoblamos los esfuerzos para dar a conocer las maravillosas historias de los esports a quienes no son familiares con ellas en vez de arrojarles cifras a la cara?

Porque lo cierto es que la tienen. La Intel Extreme Masters de Katowice, uno de los mayores eventos de esports del planeta, se realiza en un complejo compuesto por el Spodek Arena y el Centro Internacional de Congresos de Katowice. Un pequeño pasillo conecta ambos lugares y ESL ha aprovechado la ocasión para engalanar lo con un póster que honra a los ganadores de todas las ediciones. Desde 2007 encontramos campeones, narrativas e historias como la irrupción de Moscow Five, el gran Fnatic de Counter Strike o la quintaesencia del Starcraft a manos de los surcoreanos.

Foto de la ceremonia de apertura de la IEM Katowice de CSGO.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir