Compartir
Publicidad

La LEC ha dado en el clavo con el formato de academias y ligas regionales

La LEC ha dado en el clavo con el formato de academias y ligas regionales
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Europa es una región muy especial en League of Legends. Mientras la LCK coreana, LPL china y LCS norteamericana son, en esencia, las ligas del máximo nivel de sus países, en Europa el ecosistema es muy distinto. Aún con las pecularidades que tiene el viejo continente, Riot Europa parece estar dando con la tecla en cuanto al modelo de academias y ligas regionales.

Las academias compiten contra equipos potentes

Desde hace muchos años, los suplentes carecen de sentido en occidente. Salvo escasas ocasiones como la dualidad de estilos que aportaba la dupla Bwipo/Soaz durante el pasado año en Fnatic, la historia de los jugadores del banquillo ha sido la de hacer bulto o crear química en el vestuario. Cyanide o Araneae fueron eternos suplentes en Origen, mientras que otros equipos como Unicorns of Love llegaron a apuntar como suplentes a streamers.

A diferencia de la Challenger Corea, que sí sirve para que jugadores jóvenes logren hacerse un hueco en el primer nivel como demuestran los casos de Griffin, Sandbox o Damwon, en occidente las segundas divisiones han sido un cementerio de jugadores o un trámite para equipos diseñados para ganar como Origen o Misfits (un saludo al PSG). Norteamérica ya respondió a que hacer más allá de la LCS con una liga de academias y un mayor apoyo a la escena amateur y universitaria; esta temporada era el momento de que Riot Europa mostrara sus cartas.

Nosotros ya teníamos un camino que ha demostrado generar el interés por parte del público, algo a lo que no puede optar una liga de academias como la de Norteamérica. Las escenas nacionales como alemana, la francesa o la española, esta última con la Superliga Orange como estandarte, congregan a miles de personas cada temporada. Equipos como Vitality o SK se han surtido del talento de nuestra mejor liga.

En vez de crear una liga de academias, el enfoque de Riot Europa ha sido distinto. Los segundos equipos de los clubes LEC entraron esta temporada a las ligas nacionales. Gracias a eso, los jugadores pueden luchar contra rivales de cierta entidad, con una competitividad mayor que la que puede haber en una liga de academias.

Además de eso, los jugadores tienen una mayor exposición. Los espectadores de las grandes ligas europeas superan a los malos tiempos de la Challenger Series, pero también existe un trabajo de creación de marca e identificación con las ligas y el público de ellas. Esta última semana de LEC, Andrei "Orome" Popa debutó en con Splyce tras ser el mejor debutante de la pasada temporada de la SLO. En redes, el toplaner rumano tuvo un gran apoyo desde España en su debut con victoria.

Claro, G2 Esports no va a cambiar su plantilla de superestrellas introduciendo jugadores de su segundo equipo, pero Rogue, Excel o Splyce ya lo han hecho y el resultado no ha sido para nada malo. Los primeros consiguieron acabar con su racha de derrotas en la temporada con Finn Wiestål y Oskar "Vander" Bogdan, mientras que los segundos han usado su 10 man-roster para darle un toque de atención a su midlaner titular.

Es cierto que hay equipos como Movistar Riders o MAD Lions que pueden haberse encontrado de bruces con un techo de cristal, al eliminarse la posibilidad de un ascenso en el futuro cercano. Tampoco la nueva edición de la European Masters tiene pinta de que va a solventar esas ansias de competición de primer nivel que necesitan los equipos de las ligas nacionales. Sin embargo, es un primer paso que ya está dando sus resultados.

Foto de Lolesports.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio