Compartir
Publicidad

¿Es la LCS europea más igualada de la historia o la de menos nivel?

¿Es la LCS europea más igualada de la historia o la de menos nivel?
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Estaba claro que esta temporada de 'League of Legends' en Europa iba a ser un punto de inflexión. Un cambio de formato, la salida de rutilantes estrellas en búsqueda del oro norteamericano y la llegada de numerosos debutantes iban a atraer las miradas de los aficionados. La cuestión era si se podía abandonar esa sensación de tedio de las pasadas temporadas y volver al espíritu de las sorpresas y el espectáculo imprevisible de 2013.

Este no es otro artículo en el cual se comparan los datos de espectadores, horas vistas o impactos logrados en las redes sociales. Con la última jornada por jugarse entre hoy y mañana es el momento de preguntarse si ese objetivo primigenio de esta temporada se ha cumplido. Toca apelar a las sensaciones.

Diez equipos en un puño

Es cierto que lo que motiva este artículo no es otra cosa que los números en su sentido más puro. Según un tuit de LoL Esports Stats, existe la posibilidad de que, a una jornada para la finalización de la temporada regular de la LCS europea, existe la posibilidad de que haya que jugar hasta un total de 11 partidos de desempate.

Dicha posibilidad es casi una anécdota, no es realista pensar en que suceda, pero da pie a comentar lo que ha supuesto esta temporada. Del vendaval que supusieron a principio de temporada el Team Vitality de Daniele "Jiizuke" Di Mauro, Amadeu "Minitroupax" Carvalho y compañía hemos pasado a presenciar la confirmación de un proyecto que parecía una apuesta segura a principio de temporada como el Fnatic del sempiterno Martin "Rekkles" Larsson y la irrupción de otro club que está haciendo encajar sus piezas de maravilla como Splyce.

Por el camino también ha habido tiempo para que G2 vaya cogiendo el ritmo a la competición e intente ir asumiendo la pérdida de su botlane estrella, para que Giants haya dado mejor impresión de lo que se esperaba a principio de temporada a pesar de lograr unas escasas dos victorias en los últimos nueve partidos. Precisamente es Giants quien marca en la tabla de clasificados el paso a una clase media que ocupa las posiciones tibias, templadas y calientes de la misma. Con una única victoria de diferencia están seis equipos, algo que habla de la igualdad de la competición.

Entre el primer equipo clasificado (Fnatic 14-4) y el los dos equipos que comparten el farolillo rojo (H2K y UoL 6-10), únicamente hay 8 victorias de diferencia, algo que recuerda a los primeros años de la competición. Diez equipos están comprimidos en ese espacio y además casi todos han atravesado rachas positivas y negativas durante la temporada. Esa imprevisibilidad dentro de la igualdad era uno de los objetivos de los cambios de formato introducidos por Riot Games a la LCS Europea, una de sus características definitorias antes de abrazar las series al mejor de dos y de tres.

Hay que congratularse por recuperar el espectáculo

Evidentemente, no es oro todo lo que reluce. Tras el éxodo de talento, el redondeo se ha producido a la baja. Equipos con todo a favor que terminan perdiendo por no seguir el plan de partida, vistosas locuras colectivas y bailes alrededor del Nashor que poco tienen que envidiar a la nueva edición de 'Fama'. Una falsa sensación de competitividad a causa de la paridad del nivel.

Es peliagudo, porque hay que alabar que el formato es mucho más atractivo para el espectador medio que el de hace meses, eso es innegable, pero se corre el peligro de generar unas espectativas demasiado altas de cara a eventos internacionales, donde hay que recordar que NA ya dio un repaso a Europa el pasado año en el Rift Rivals.

La virtud está en el punto medio. Es de recibo aplaudir cuando las cosas se hacen bien y el espectáculo es mucho más apetecible gracias a una serie de decisiones que, aunque puedan hacer que los jugadores tengan menos opciones de crecer que con un mejor de tres, aseguran la estabilidad del League of Legends en el viejo continente. Al fin y al cabo, sin espectadores no hay liga.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio