Compartir
Publicidad
Publicidad
Analizamos las claves de la derrota de SKT en la final de la LCK
LoL - League of Legends

Analizamos las claves de la derrota de SKT en la final de la LCK

Publicidad
Publicidad

Este pasado fin de semana SKT caía con estrépito en la final de la LCK coreana de League of Legends. Longhzu Gaming perpetró un increíble asalto al trono que durante mucho tiempo ha pertenecido a Lee "Faker" Sang-Hyeok y compañía. Si te pilló por sorpresa, no te preocupes, te contamos las claves por las que se produjo la derrota de los tricampeones del mundo.

Faker no pudo con todos

Cuatro partidos duró la final y ya desde el primero aparecieron nombres sobre la mesa capaces de desafiar la tiranía de las victorias de SKT, en concreto Kim "Khan" Dong-ha y su Jax. Muchas cosas pasan en esos 31 minutos de partida, sin embargo, pueden ser condensados en lo ocurrido cuando se sobrepasaba el primer cuarto de hora. Bae "Bang" Jun-sik y Lee "Wolf" Jae-Wan fuerzan una jugada ofensiva en el carril inferior arriesgándose a que estuviera Zac porque el reloj iba en su contra; su composición no tenía presión en líneas ni condiciones de victoria en el juego tardío por la combinación de Jax con Orianna.

Podemos hablar del plan de los de Kkoma de contrarrestar el splitpush de Jax con varias habilidades globales como las de Shen o Tham Kench, pero lo que realmente buscaba SKT era dar los galones a Faker. Ni el top ni el bot podían aguantar la presión ejercida por los campeones escogidos por Longhzu, más capaces en ese ámbito, dejando en manos de Faker el destruir a Kwak "BDD" Bo-seong y permitir a Peanut lograr visión en la jungla enemiga.

No pasó eso en ningún momento y además Longhzu tenía a Zac, un excelso jungla cuando su equipo presiona más que el rival, por lo impredecible de sus saltos ofensivos. SKT como mucho empataba el 4 contra 4, siendo totalmente imposible y el 1 contra 1, ya que Jax podía tanto con Shen como con LeBlanc.

La presión como clave

El segundo encuentro puede resumirse en que SKT dejó a Khan escoger a Jayce, uno de sus mejores personajes, sin embargo quedarse con eso como clave, sería rascar la superficie. Por un lado, Wolf consigue a Rakan, un apoyo con el que es capaz de realizar jugadas rentables e igualmente espectaculares; el problema fue lo ambicioso de su itemización, priorizando un Incensario Ardiente que aunque poderoso, disminuía su capacidad de aguante, resultando muerto en demasiadas ocasiones.

Otro de los puntos claves es la elección de Twitch para Bang, no por su rendimiento en línea, ya que estaría cerca de empatar contra Xayah o al menos no debería perder por mucho en cuanto a presión en los primeros niveles, si no por su escasa limpieza de oleadas en el 1-3-1. Esa composición era la buscada por SKT al tener a Shen y a Ekko, sin embargo la rata, Rakan y Sejuani no podían competir frente a Longhzu.

En esta partida se puede ver de manera incluso más clara que en la primera, la confianza de los tricampeones del mundo en Faker. No es que lo hiciera mal con Ekko, un pick muy orientado a "duelear" con Bdd, ya que lograba tres asesinatos en el primer cuarto de hora. Esa supuesta ventaja no pudo convertirse en victoria por la presión que aplicaba Jayce en la calle superior, permitiendo tener controlado a Blank en todo momento y por tanto, a Faker, el cual se daba contra un muro literal y otro en forma de disengage, cada vez que intentaba flanquear a Longhzu.

Ni Huni pudo remontar

La entrada de Huni por parte de SKT durante esta tercera partida tuvo todo el sentido del mundo. Su top sangraba presión por lo que plantear un duelo con un jugador con mejor uno contra uno que Untara era una solución interesante. Gnar fue la clave para que Blank pudiera "trackear" en todo momento a un amargadísimo Cuzz. Además Faker por fin fue una maquina de "roameo" con LeBlanc, permitiendo a todo su equipo ganar ventaja a lo largo de la Grieta.

SKT había dado con la tecla, pero por una extraña razón, volvió a cometer los mismos errores que le habían condenado durante toda la serie en la cuarta y definitiva partida. También es cierto que Longhzu fue inteligente a la hora de bloquear, dejando fuera de juego tanto a Elise cómo a Jarvan, dos junglas con gran potencial de duelo, obligando a Blank a llevarse a Maokai a la jungla y que Huni optara por Cho'Gath, otro tanque.

La composición de los de Kkoma volvía a adolecer de presión y sin un jungla agresivo, sólo quedaba jugar a la formación tortuga y esperar a que sus dos tiradores escalasen contra una alineación sin tanques de Longhzu. De nuevo sale a relucir la demasiada importancia que se le puso a Faker, siendo obligado con Corki a ser la única pieza que podía añadir presión a otra línea. El mejor jugador del mundo y de la historia no pudo sostener las composiciones de SKT en la final de la LCK.

En la confección de este artículo ha colaborado Manuel "Cabramaravilla" Martínez.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos