Compartir
Publicidad
800 despidos y 6 sueldos multimillonarios: así ha sido el mejor año financiero en la historia de Activision Blizzard
Industria

800 despidos y 6 sueldos multimillonarios: así ha sido el mejor año financiero en la historia de Activision Blizzard

Publicidad
Publicidad

Una vez más hemos conseguido resultados de récord”, explicó Robert Kotick, CEO de Activision Blizzard, a principios del mes de febrero a los accionistas presentes en la reunión. El directivo anunció que las cuentas del año fiscal 2018 habían sido las mejores en toda la historia de la compañía en cuanto a ingresos se refiere. A su vez, el mejor año financiero de la entidad se cerró con el despido del ocho por ciento de toda la plantilla, unos 800 empleados de un total de 9600.

Los recortes de plantilla eran un rumor a voces que finalmente ha cobrado forma el 12 de febrero. El principal motivo de los despidos no es otro que la codicia: Activision Blizzard esperaba recaudar aún más de lo que cosechó finalmente en 2018, recordemos el mejor año financiero de su historia, y las expectativas para 2019 han tenido que ser rebajadas después de tan duro golpe.

bobby kotick Bobby Kotick en una entrevista para el Financial Times

Una reacción inmediata

Por supuesto, la comunidad ha puesto el grito en el cielo al comprender lo que los directivos no, y es que suena complicado de explicar cómo una empresa que cuentas sus beneficios por cientos de millones tiene que despedir a 800 empleados, personas con familias en muchos casos, porque sí -la compañía ha recaudado mucho, no cabe duda- pero por lo visto no lo suficiente.

Jason Schreier, periodista de cabecera de Kotaku, y uno de los principales puntales de este tipo de informaciones no ha ido a la zaga y ha publicado algunas cuestiones interesantes. Al contrario que en otros sonados despidos, como los producidos en Telltale Games, la carta a la que ha tenido acceso Schreier explica que los empleados que ahora se encuentran en el paro recibirán un “paquete completo de indemnizaciones.

Entre las ayudas que recibirán los despedidos se incluyen cosas como beneficios médicos, un tema peliagudo siempre en Estados Unidos, así como asistencia a la hora de encontrar un nuevo empleo en la industria o un bono con la parte correspondiente de los beneficios de la compañía durante 2018, algo establecido normalmente por contrato. A pesar de todo esto, nada quita para que estas 800 personas sigan teniendo que rehacer su vida en otra empresa después de ayudar a Activision Blizzard a cosechar los mejores resultados de su historia.

Comparaciones odiosas

En el mundo de los videojuegos, un sector único que aúna pasión y voracidad a partes iguales, lo raro suele ser actuar con una nobleza como la que mostró en su día Satoru Iwata. El lanzamiento de 3DS por parte de Nintendo nunca consiguió volar tan alto como esperaban desde la compañía de Kyoto, aunque al final sus ventas fueron más que destacables, aunque no al principio

La entidad japonesa no pasaba por un momento delicado, pero el inclumpimiento las previsiones financieras en una empresa multinacional pueden llevar a tomar soluciones drásticas. 3DS tenía sobre sus hombros el peso de la Nintendo DS original, que llegó a la friolera de 150 millones de unidades vendidas, pero la incorporación del 3D no fue reclamo suficiente para tantos usuarios y finalmente la última consola totalmente portátil de la compañía japonesa vendió menos de un tercio que su predecesora.

Satoru Iwata Satoru Iwata (1959-2015)

Muchos usuarios han señalado lo que hizo Iwata en 2011, por entonces CEO de Nintendo y uno de los personajes más carismáticos de la industria y una absoluto enamorada de los videojuegos. El nipón se bajó 350.000 dólares su sueldo, casi la mitad, y la junta directiva tomó la decisión de rebajarse al unísono entre un 20 y un 30 por ciento los salarios.

Los números no estaban saliendo tan bien como pensaban e Iwata no quiso esconderlo: “Las deducciones de las compensaciones fijas es lo que nos hemos ofrecido a hacer de manera voluntaria para demostrar nuestra sincera actitud para cumplir con nuestras responsabilidades”.

Sin embargo, entre los comentarios de los usuarios han surgido las inevitables comparaciones. Robert Kotick, más conocido en la industria como Bobby, el directivo que el otro día anunciaba a los accionistas los mayores ingresos en la historia de la compañía y los subsecuentes 800 despidos, ganó en 2017 –con todos los bonus aplicados de su contrato- 28,7 millones de dólares. Otros miembros de la cúpula no se quedan cortos: Riccard Zacconi, CEO de King, empresa comprada por Blizzard, 14,8 millones y Michael Morhaine, presidente y Ceo de Blizzard Entertainment, más de 12 millones.

Dy Znyqwkaeek5a Jpg Large

En total, los seis implicados -con sueldos comprendidos entre los 5,8 y los 28,7 millones de dólares- conforman parte de los directivos más acaudalados y poderosos de Activision Blizzard. Un resultado total superior a los 80 millones de dólares. En 2018, las cuentas todavía no han salido a la luz, pero a tenor de los resultados no sería descabellado pensar que este último año cobraron incluso más.

Una vez más hemos conseguido resultados de récord”, explicó Bobby Kotick a sus accionistas en la reunión donde también se comunicó el despido de 800 trabajadores. La industria de los videojuegos, una de las más móviles y flexibles por los constantes cambios en los desarrollos, nunca había vivido un episodio tan cínico y poco humano como el que acaba de firmar Activision Blizzard en febrero de 2019. “En mi tarjeta de empresa, pone que soy el presidente de una corporación. En mi cabeza, soy desarrollador de videojuegos. Pero en mi corazón soy un jugador”, hoy más que nunca se echa de menos a Satoru Iwata.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio