Compartir
Publicidad
Publicidad

La industria de los videojuegos y los e-sports fija su posición sobre el sector

La industria de los videojuegos y los e-sports fija su posición sobre el sector
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Esta misma mañana en Madrid se ha presentado por parte de AEVI, la Asociación Española de Videojuegos, las conclusiones de su grupo de trabajo sobre los deportes electrónicos y en cuyo resultado han participado los principales publishers y ligas de esports nacionales e internacionales. Además de las compañías de videojuegos, LVP, Game eSports y la Liga Playstation se encuentran dentro de la asociación y han formado parte del estudio.

En la charla del día de hoy han participado José María Moreno, director de AEVI, Alberto Palomar, profesor titular de Derecho Administrativo de la Universidad Carlos III y autor del documento "Régimen Jurídico de las competiciones de videojuegos. La necesidad de un marco jurídico para los videojuegos en España” y Sergi Mesonero, cofundador de la Liga de Videojuegos Profesional.

La mayoría de la charla ha ido enfocada a reflejar los puntos tratados en el documento publicado en el día de hoy. José María Moreno ha señalado que los esports “son un sector en crecimiento, pero todavía inmaduro. El conjunto de la industria de los videojuegos generó en nuestro país 1163 millones de euros en 2016. Mientras que, según la agencia Play The Game, los ingresos en e-sports en el mismo periodo en España fue de 4,5 millones de euros. Asimismo, Newzoo señala que el número de entusiastas de los e-sports en España es de 4 millones, mientras el conjunto de la industria de los videojuegos tiene más de 15 millones de videojugadores”.

Las cifras de trabajadores en el sector de los esports en España han sido aportadas al desayuno gracias a un estudio de la propia AEVI que cifra en 300 el número de personas que trabajan en los deportes electrónicos, incluidos 100 videojugadores profesionales. AEVI prevé un incremento hasta los 1.000 empleados en 2020, según se refleja en el documento.

Estos números, tanto a nivel económico como de volumen de personas trabajando en el sector, no son aún suficientes como para crear un marco legal según Moreno: “los esports están regulados por la normativa mercantil, laboral, de propiedad intelectual, de competencia, entre otras, como pasa con cualquier otra actividad económica. Las actuales regulaciones ya garantizan el funcionamiento seguro y efectivo del sector en España”. Se profundiza sobre este asunto en el anteriormente citado documento:

"No es el momento para que el legislador plantee una regulación específica, dada la inmadurez del sector. Desde nuestra organización estamos comprometidos con el crecimiento de la industria. Por este motivo, AEVI está trabajando en la identificación de medidas de autorregulación con el objetivo de construir un ecosistema de referencia de los e-sports en Europa".

Deporte, apuestas y dopaje

AEVI

También se han tratado algunos temas polémicos que sobrevuelan los deportes electrónicos como su relación y similitudes con los deportes tradicionales. Para AEVI los esports son "una categoría genérica que se refiere a competiciones de videojuegos de géneros distintos, que exigen habilidades distintas y con formas de competición distintas". Los deportes electrónicos tienen ciertas áreas comunes con el deporte para AEVI, como su nivel de penetración social o su espíritu de competición, espectáculo y rendimiento físico, si bien, consideran que son realidades totalmente diferentes en la práctica y organización.

Otro punto de conflicto a la hora de catalogar a los esports como deporte es que los videojuegos son un producto comercial con un propietario que ostenta los derechos de propiedad industrial y propiedad intelectual sobre su contenido, creando una situación que no tiene paralelismo en deporte alguno y que no puede ser regulada sin chocar de múltiples maneras con ámbitos regulatorios como el derecho de marcas, la ley de propiedad intelectual o la regulación del mercado.

En cuanto al mundo de las apuestas, AEVI deja claro en el documento que las apuestas son actividades independientes y totalmente separadas de los videojuegos y la industria de los esports. "La integridad es de capital importancia para AEVI", señalan en el texto, además de comprometerse a asegurar que los esports permanecen como una industria limpia y trasparente.

Finalmente citan un informe de 2016 de la organización internacional E-Sports Integrity Coalition, en la cual se enuncia que el dopaje no es un problema extendido en el sector. Sin embargo, creen en la autoregulación es la clave para proteger la salud de los jugadores y de la propia competición, por lo que AEVI ya se encuentra trabajando en un código de autorregulación.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos