Compartir
Publicidad

El CS:GO no debe permitir las finales de ocho horas de duración

El CS:GO no debe permitir las finales de ocho horas de duración
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Este pasado fin de semana tuvimos la suerte de vivir una enorme final de CS:GO. FaZe y Fnatic se vieron las caras en la serie por el título de la Intel Extreme Masters de Katowice. Aunque los entrenados por Robert "RobbaN" Dahlström partían con un enorme favoritismo, la final necesitó de llegar a un quinto mapa para que los suecos lograran sorprender al mundo de los esports y hacerse con la copa.

La final comenzó pasadas las cinco de la tarde, tras todos los actos protocolarios (impresionante concierto de Faux Tales incluído). La igualdad exhibida entre ambos clubes hizo que además de los cinco mapas, se necesitara de tres prórrogas adicionales. ¿El resultado? Que la copa no tuvo dueño hasta pasadas las 12 de la noche.

Las pausas hicieron daño a jugadores y aficionados

Cerca de ocho horas al máximo nivel que tienen sus consecuencias. El gran nivel exhibido por FaZe en el primer mapa y la casta de Fnatic en el segundo, dieron paso a ramalazos y destellos de enorme calidad, pero que paulatinamente iban sepultando continuidad en el juego de ambos equipos. Por si esto fuera poco, el abarrotadísimo Spodek Arena de Katowice en el cual no cabía ni un alfiler incluso una hora antes de comenzar el espectáculo, comenzó a mostrar calvas fruto de unos horarios dantescos.

Los -20 grados del exterior y el que el próximo día fuera de colegio para los más pequeños y laboral para los mayores, motivó a no poca gente a abandonar el estadio antes del desenlace. La razón no es que no les guste presenciar una final mundial de CS:GO, si no que las pausas entre mapas eran eternas. No tiene sentido que haya que esperar cerca de 40 minutos entre cada partido. La LCS europea ya reculó su posición sobre las mesas de análisis, no es posible que se vuelva a cometer el mismo error.

Además es algo que perjudica al ritmo de juego y prueba de ello fue el irregular rendimiento de los jugadores. No es que jugaran durante cerca de 8 horas, es que tendrían una concentración previa de mínimo otras dos y tras finalizar el torneo, fueron obligados a cumplir con la prensa. Una locura.

Durante los dos primeros mapas, el público fue un auténtico espectáculo. Coros, cánticos y olas aportaban color a un espectáculo del primer nivel. Tras esas primeras partidas, se necesitó que Ladislav "GuardiaN" Kovács realizara una de las mejores jugadas del año para que la gente se animara.

Decía Saúl González, ya en 2016, que era necesario "erradicar las finales a BO5 en CS:GO". En su texto se preguntaba cuanta gente se conecta a ver únicamente el mapa final de un mejor de cinco y cuanta se puede permitir el lujo de emplear 6 o 7 horas seguidas de su vida en ver una final, sea del deporte que sea.

Lo que está claro es que más no es siempre mejor. Si los mayores partícipes en un espectáculo de talla mundial como es la IEM Katowice, el público, comienza a marcharse, es que algo no se está haciendo correctamente.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos