Compartir
Publicidad
Astralis frente al abismo: sin top 1 y sin Nuke se encienden las alarmas
CS:GO

Astralis frente al abismo: sin top 1 y sin Nuke se encienden las alarmas

Publicidad
Publicidad

Cuentan que en 1513, el explorador Juan Ponce de León emprendió la búsqueda de la llamada Fuente de la Juventud tras escuchar historias de ella de boca de los nativos de lo que ahora conocemos como Puerto Rico. Aunque Ponce de León poseía grandes propiedades materiales, esa capacidad para que el paso del tiempo no causara estragos en su cuerpo no estaba a su alcance y por ello buscó la Fuente en el actual estado de Florida.

Así es la condición humana, nuestro paso por este mundo puede dejar huella, pero irremediablemente nos tocará decirle adiós. Eso es lo que le puede pasar al actual equipo de Astralis, el que es considerado por gran parte de la comunidad de Counter Strike como el mejor equipo que nunca ha existido en el shooter de Valve. Tras dominar durante más de un año, el número uno del ranking ya no les pertenece a los daneses.

Blast Pro Series y el pecado original

Una de las claves de porqué Astralis es un equipo memorable no es el número de victorias cosechadas en un intervalo de tiempo concreto, si no su forma de hacerlo. Su forma de jugar y dominar los mapas, casi como una mente colmena capaz de sacar rédito de cualquier ventaja tanto en posicionamiento como en utilidad, les hizo tener bastiones como Nuke.

En dicho mapa llegaron a tener una racha de 31 encuentros consecutivos logrando la victoria. Astralis se quedó a una de igualar el récord de 32 triunfos en LAN de Ninjas in Pyjamas en el antiguo mapa de Demolition. Los insultántemente jóvenes ENCE lograron acabar con esta racha el pasado mes de mayo en la Blast Pro Series de Madrid.

Precisamente esas paradas de la Blast Pro Series, de gran prioridad para Astralis a causa de que son sus dueños de RFRSH quienes las promueven y organizan, han sido citadas por varios expertos como Duncan "Thorin" Shields (como siempre con su ironía) como una posible razón para su bajón de rendimiento. Estos torneos les impedían trabajar en los entrenamientos, además de obligarlos a jugar demasiados mejores de uno. Su pecado, el pensar que eran intocables.

Al igual que su éxito no debe medirse tanto por sus resultados, que también, si no por las sensaciones desprendidas, lo mismo pasa con sus crisis. En abril, ya en la Blast Pro de Miami se le empezó a ver las costuras al equipo, al lograr un quinto puesto del total de seis equipos llamados a la cita. Un mes después, Madrid les vio terminar en un siempre positivo segundo puesto, pero la derrota por 0-2 contra ENCE en la final, 16-9 en su querido Nuke incluido, hizo saltar las alarmas.

El top 1 en HLTV (en manos de Astralis durante todo un año) peligraba y las finales de la séptima temporada de la Esports Championship Series (ECS) eran la prueba de fuego para un equipo legendario. Astralis podía sellar el fin de una etapa, o al menos dar muestras de cansancio tras meses y meses de insultante superioridad sobre equipos de Tier 1 mundial. Era una posibilidad, pero en absoluto se pensaba en que otro equipo emergente pudiera darles la puntilla.

Furia es un equipo procedente de la escena brasileña y que a pesar de su juventud, ha cosechado muy buenos resultados en estos últimos meses. Su 3/4º puesto en la Dreamhack Dallas y su segundo lugar en la ECS de Norteamérica les hacía ser un equipo a tener en cuenta. El primer partido de las finales mundiales de la ECS, precisamente un Astralis vs Furia, hizo volver a los fantasmas del equipo danés que vimos en Madrid.

Nuke, el eterno bastión de Astralis caía a las primeras de cambio. Un ajustado 14-16 les obligaba a jugar dos mejores de tres, primero contra NiP y luego contra Furia para llegar a las eliminatorias por el título. Los suecos no fueron un problema, pero las chispas saltaron contra los brasileños. Mirage y de nuevo Nuke, sentenciaron a Astralis no sólo a salir del torneo si no a perder su top 1 en HLTV.

Los problemas comenzaron a evidenciarse con cosas como el puñetazo propinado por Nicolai "dev1ce" Reedtza a su monitor o el corte de manga de Peter "dupreeh" Rasmussen también a su pantalla. Ambos hechos sucedieron en el primer partido del mejor de tres contra Furia. El tilt había llegado a Astralis.

Danny "zonic" Sørensen, técnico del conjunto danés y considerado una de las mayores mentes pensantes de Counter Strike, reflexionó sobre su equipo tras estos resultados tan decepcionantes: "Creo que no nos hemos adaptado al nuevo meta y estas derrotas en Nuke hacen daño... Tenemos que volver a punto donde estábamos y trabajaremos para ello".

Esta próxima semana arrancan las finales de la novena temporada de la ESL Pro League. Sin casi tiempo para lamerse las heridas, Astralis deberá dar un golpe en la mesa para ahuyentar sus males. De cosechar un resultado negativo, las críticas por parte de muchos aficionados que llevan demasiado tiempo esperando ver caer a los daneses, pueden ser tan históricas como su ciclo de victorias.

Foto de @Astralisgg

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio