Compartir
Publicidad
El "fin de ciclo real" de G2 Esports y Fnatic en la LCS europea y el ascenso del supersix
LoL - League of Legends

El "fin de ciclo real" de G2 Esports y Fnatic en la LCS europea y el ascenso del supersix

Publicidad
Publicidad

Si hay un término que se usa a la ligera en los deportes, ya sean electrónicos o tradicionales es el de "fin de ciclo". Al menor indicio de bajón en el rendimiento de un jugador o equipo dominante, no faltarán voces que se alcen lo más pronto posible para señalar el cambio de paradigma en la disciplina. Hoy, G2 Esports buscará no seguir dándole razones a quienes creen que la etapa dorada del equipo de Ocelote ha llegado a su fin. ¿Se ha terminado la LCS de largos feudos y es la temporada del "supersix"?

Es cierto que tras la irrupción en primavera del Fnatic de Martin "Rekkles" Larsson, G2 ya ha perdido su primera final de la LCS desde que están en la competición. Las salidas de Alfonso "Mithy" Aguirre y Jesper "Zven" Svenningsen hicieron mucho daño y, para sorpresa de nadie, el rendimiento del equipo cayó lo suficiente como para ceder el primer puesto en la temporada regular y el trofeo en la final de la máxima competición europea.

Fnatic, otrora dominador de la competición, ya fuera con Enrique "xPeke" Cedeño en la plantilla o con el posterior feudo de Luis "Deilor" Sevilla, fue el equipo que tomó el testigo en primavera. Salvo el campeonato de Alliance en verano de 2014, o Fnatic o G2 siempre han sido los triunfadores de la LCS europea.

Con xPeke o con Deilor, pero Fnatic (casi) siempre ganaba

Fnatic 2015 La final entre Fnatic y Origen del verano de 2015 es la última final a cinco mapas de la LCS EU. lolesports

Las tres primeras temporadas de la LCS en Europa tienen color amarillo. Con xPeke como baluarte, Fnatic siempre encontraba la fórmula para vencer a rivales de gran entidad como el primer Gambit Gaming, Lemondogs o el SK Gaming de Svenskeren, Candypanda y nRated. Fue entonces cuando Froggen y compañía sellaron un punto de inflexión venciendo a Fnatic.

Podría haber sido el fin de la escuadra dominante, pero en vez de eso le dieron las llaves del club a un español llamado Deilor. Bajo su batuta, se creó uno de los equipos más brillantes que se recuerdan en la región al firmar a Heo "Huni" Seung-hoon, Kim "Reignover" Yeu-jin o Fabian "Febiven" Diepstraten. Incluso llegaron disputar series a los equipos coreanos en Worlds. El club parecía tocado por los dioses del LoL, pero la comunión no duró mucho más.

En 2016 se produjo la primera gran fuga de talento camino de Norteamérica. La pareja coreana de Fnatic se marchó a Immortals, así como su capitán Bora "Yellowstar" Kim encontró acomodo en Team SoloMid. Un momento de flaqueza que aprovecharía el recién ascendido G2 Esports de Carlos "Ocelote" Rodríguez para dominar durante dos años la competición.

G2 Esports y la búsqueda de Ocelote de un rival

G2 Esports LCS EU G2 dominó durante dos años con puño de hierro la competición. Lolesports

Ya en verano se apreció un importante cambio generacional. Origen dejaba de ser un equipo relevante a nivel competitivo tras la marcha de su pareja adc-support y ni aparecía por playoffs, Fnatic no daba con la tecla y su entrenador por aquel entonces, el funesto NicoThePico, menos aún; y Vitality se sumiría en una depresión de la que no saldrá hasta el desembarco de Daniele "Jiizuke" Di Mauro, Amadeu "Attila" Carvalho y compañía.

Un pensamiento se adueñó entonces y durante un año y medio de la comunidad europea: "G2 no deja de dominar y el nivel está bajando". Los rivales en las finales no dejaban de cambiar. Del sueño danés de Splyce en 2016, al del Unicorns de Samuel "Samux" Fernández en primavera de 2017. Daba la sensación de que nadie de dentro de la propia LCS Europea podría acabar con el monstruo que había creado Ocelote.

Las esperanzas se pusieron entonces en Misfits, un equipo que había dominado la Challenger Series con grandes promesas europeas como Barney "Alphari" Morris o Steven "Hans Sama" Liv y que ya había tenido un notable papel en los playoffs de primavera. Desde Origen a G2, los equipos que arrasaban en la segunda división solían entrar de lleno al paquete de equipos dominantes. Sin embargo, ni siquiera pudieron arañar un mapa en la final como sí hicieron tanto Splyce como Unicorns.

Las garrapatas de la LCS europea

Mysterius Monkeys Sí, Mysterious Monkeys existió. Lolesports

Un factor añadido a la preocupación por el nivel de la competición era que G2, quizás el equipo más dominante de la historia de la LCS europea, no daba la talla en los grandes eventos internacionales. En unos momentos en los cuales el run-run de las franquicias comenzaba a tornarse en verdad, el propio Ocelote no negaba la realidad. En multitud de entrevistas, incluidas algunas recientes como la realizada por nuestros compañeros de The Gaming House, Carlos es muy crítico con algunas organizaciones de la competición, tildándolas de garrapatas.

Para Ocelote, una liga no puede permitirse tener equipos dentro que no arriesguen, que no generen contenido o valor añadido, limitándose a vivir a rueda del éxito del resto. Incluso, en parte se muestra satisfecho de no haber ganado el último split, de tener competencia. Durante un par de años, equipos como Origen, Roccat o H2K (por no hablar de Mysterius Monkeys), distaban mucho de ser realmente competitivos, y lo que es más preocupante, de tener un proyecto sólido.

Lo cierto es que se espera una importante criba de organizaciones de cara a 2019, momento en el cual se estrenarán los Long-Term Partnerships. Ese hecho, de la mano de la vuelta del mejor de uno, parece que ha producido una igualdad y una competitividad media mucho mayor a la vivida durante estos últimos tiempos.

La cosa ya no es de uno o de dos

Vitality LCS EU Vitality es otro desde la llegada de Attila, Jiizuke y Jactroll. Lolesports

Durante el mejor de cinco jugado ayer entre Splyce y Schalke 04, que terminó con victoria para los de André Guilhoto y les da el pase a Madrid, Medic habló de un término que refleja muy bien la actualidad de la LCS europea: el supersix. Ese vocablo fue usado para referirse a los seis equipos que se encuentran (o encontraban si hablamos de Splyce) disputando los esta fase final por el título, pero también puede ser usado, con igual acierto, de las organizaciones favoritas para seguir compitiendo y hacerse con un Long-Term Partnership.

G2 Esports, Fnatic, Schalke 04, Misfits, Splyce y Vitality. Todos tienen jugadores de cierta entidad, un organigrama importante e inversiones y patrocinios acordes a lo que Riot estaría pidiendo para seguir en la competición en 2019. Mientras Roccat y H2K parece incluso posible que ni hayan enviado petición formal a Riot para optar a ese Long-Term Partnership, Giants y Unicorns sí parece que estarían apurando sus opciones, aunque aquí todo dependería del dinero y de las inversiones que pudieran encontrar.

El supersix ha demostrado durante esta temporada regular ser el motor de las dinámicas de la LCS tanto fuera como dentro de la Grieta del Invocador. El Año del Pato de Nukeduck, la llegada de Kikis y la cuarta ocasión en la que echa de un equipo a Gilius, la explosión de Bwipo en bot y las "vacaciones" de Rekkles, o la lucha entre Attila, Upset y Hans Sama por el trono del sueco como mejor ADC. Quitando la Miracle-run de Giants o la lucha por no acabar el split sin una victoria de H2K, casi todas las narrativas importantes le pertenecen al supersix.

No será hasta después de Worlds, la cita más importante del calendario lolero, cuando Riot Games comience a darnos pistas sobre el futuro de la competición y qué nuevos equipos entran en ella. La pelota (nunca mejor dicho) parece estar en el tejado de los equipos de fútbol europeos, con especial acento en los de la Premier League inglesa, los más interesados. Hasta entonces, hay seis sillas que ya parecen tener dueño.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio