Compartir
Publicidad
Dios se viste de Rekkles y Fnatic acaba con el reinado de G2 en la LCS Europea
LoL - League of Legends

Dios se viste de Rekkles y Fnatic acaba con el reinado de G2 en la LCS Europea

Publicidad
Publicidad

Dinamarca es un lugar clave a la hora de formar talento europeo en League of Legends y era hora de que alumbrara un gran evento de la LCS. El país del norte de Europa es el que más jugadores a aportado a la competición durante toda su historia y es más que habitual encontrar al menos un danés en las finales de tanto la LCS europea como la americana, lugar que desde hace unas temporadas se nutre de midlaners de dicho país.

Finales ha habido unas cuantas en la región, pero era de recibo Dinamarca recibiera a Fnatic y G2 Esports, las dos mayores dinastías del viejo continente, se enfrentaran por primera vez con un título de por medio. Una final de narrativas enormes, con un jugador optando a su quinto título consecutivo y otro que antes de comenzar logró ser el primero de la LCS EU en llegar a tres MVP de la temporada regular.

Rekkles hace lo que quiere con G2

Ambos equipos confiaron en composiciones similares en la primera partida de la final. Una frontline poderosa con tres tanques y un hypercarrie en cada quinteto. La diferencia estaba en las habilidades globales que había seleccionado G2 Esports en el draft (las definitivas de Ryze y Tham Kench) y en la facilidad de iniciación por parte del Zac de Jankos, lo cual les valió para ponerse muy por delante cuando el reloj marcaba los 15 minutos de encuentro.

La diferencia en oro entre ambos equipos no dejaba de crecer y justo tras preguntarse Quickshot si Fnatic podría "outfightear" a G2 Esports, los de Ocelote se apresuraron a impedir que el comentarista obtuviera respuesta iniciando un Barón Nashor que podría poner el punto y final al encuentro antes de rozar la media hora. Sin embargo, Fnatic se jugó este primer encuentro al todo o nada iniciando justo tras el asesinato de la mejora neutral por parte de G2.

En esa y la siguiente pelea grupal fue protagonista un inmenso Bwipo. El toplaner suplente llegó a esta final tras la lesión de la leyenda europea Soaz, y se marcó dos enormes gestos técnicos con un destello+W en Nashor y una Q a Hylissang en la calle central. Fnatic intentó terminar la partida minutos después, pero necesitó ser paciente y esperar a que Rekkles se anotara una pentakill no oficial para levantar a todo el estadio.

Esta vez si que contó la pentakill de Rekkles

Grabbz, técnico de G2 Esports tomó nota de una frase que inundó las redes tras la victoria de Fnatic en el primer mapa: "Ban Tristana". Mientras Fnatic quería dejar tranquilo a Bwipo en la calle superior, volviendo a bloquear picks con los que Wunder se siente tranquilo, G2 lograba hacerse con un Olaf que le ha dado buen resultado recientemente a Jankos. Precisamente la primera sangre tuvo estos protagonistas ya que un gank del polaco hizo que el Sion de Bwipo volviera a ser el campeón muerto en la primera sangre.

En esta ocasión Fnatic fue mucho más proactivo en los primeros minutos que en el primer mapa. La muerte de Gankplank fruto de un dive de Bwipo y Broxah con la definitiva del primero y una solokill de Caps a Perkz con uno de esos "deleteos" que tanto se ven con una buena Zoe. Si el serbio ya tuvo una participación más que discreta en la partida que abría el mejor de cinco, esta segunda se mostró muy inferior al danés en la fase de líneas.

De nuevo G2 buscó un Nashor tempranero (únicamente pasaban 23 segundos del minuto 20 de partida que en esta ocasión si supieron rentabilizar en el marcador de asesinatos y en el de oro. Fnatic se agarraba de nuevo a un Rekkles que con 300 súbditos al minuto 26 de partida, volvía a infundir miedo en las filas rivales. Su llamada con la historia volvió a encontrar cobertura al anotarse una nueva pentakill, esta vez oficial. Las partidas duraban lo que quisiera el sueco.

Fnatic vuelve a reinar en Europa

G2 buscó algo distinto en el draft de la tercera partida. Los pupilos de Grabbz estaban obligados a causa de los tres match-ball que Fnatic tenía a favor, y es por eso que se la jugaron priorizando una Karma como elección flexible y permitiendo a Rekkles hacerse con su amada Tristana. G2 comenzó imprimiendo un ritmo muy elevado con una invasión a la jungla rival que terminó con el robo de la mejora roja por parte de Jankos y el uso de varios hechizos de invocador de la pareja de la calle inferior de Fnatic.

Sin embargo, no aprovecharon esa ventaja en la parte inferior del mapa en cuanto a asesinatos se refiere, ya que si fueron capaces de tirar la torre muy pronto, y quien si lo hizo fue un Bwipo que en esta ocasión pasó de ser la víctima de las dos primeras sangres de la final al ejecutor en la tercera. G2 intentaba sacar ventajas puntuales alrededor del mapa, pero descuidaban otras calles donde Fnatic lograba sacar rédito. Un baile de rotaciones en las que el ganador era el Ryze de Caps, que cuando campeaba el minuto 20 de encuentro, le sacaba 60 súbditos de diferencia a Perkz.

Los dos asesinatos que logró G2 gracias a sus grandes herramientas de iniciación fueron un espejismo ya que a esto se sucedieron tres intentos infructuosos de Barón, con una vergonzosa muerte de Hjarnan incluída, que lo único que consiguieron fue dar tiempo a Caps para empujar los súbditos por la calle inferior. Una victoria histórica, una cita con la eternidad de Rekkles y Fnatic que acaban con el feudo europeo de un G2 Esports que no fue rival.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos