Compartir
Publicidad
Publicidad
Lo que sabemos hasta ahora sobre la Overwatch League
Ligas y competiciones de esports

Lo que sabemos hasta ahora sobre la Overwatch League

Publicidad
Publicidad

Desde que el 4 de noviembre de 2016 se anunciaran en la BlizzCon los ambiciosos planes de Blizzard Entertainment para Overwatch, han pasado casi nueve meses. Nueve meses de silencio rotos de vez en cuando por las filtraciones, donde la desarrolladora ha intentado calmar las aguas ante las críticas y el escepticismo recibido.

El 12 de julio, de nuevo a remolque de las filtraciones, Blizzard por fin anunciaba de manera oficial los siete primeros nombres de su Overwatch League (OWL). Cinco en Estados Unidos, uno en China y otro en Corea del Sur, sin sorpresas. Pero, ¿qué ha pasado en todo este tiempo? Recapitulemos lo que sabemos hasta ahora sobre la liga llamada a revolucionar el panorama de los deportes electrónicos.

La OWL nacía con el propósito de ser una liga global con equipos en las regiones mayoritarias, sin restricciones a la hora de contratar jugadores y con una ciudad para cada equipo, al estilo del deporte tradicional. En su presentación se enfatizó en el propósito de crear una estructura a largo plazo, donde las finales de cada temporada serían grandes eventos retransmitidos en directo.

Primeros meses

Blizzard se mantuvo en silencio durante varios meses

Las reacciones al anuncio fueron muy diversas. Desde el escepticismo más crítico del periodista Richard Lewis o de Duncan “Thorin” Shields hasta el entusiasmo de Christopher "MonteCristo" Mykles, que más tarde se acabaría embarcando en el proyecto. Lo que nadie podía negar era que esta liga, con inversiones millonarias, podía cambiarlo todo en la industria, tanto si triunfaba como si no.

Los meses siguientes a la BlizzCon fueron silencio. Había competiciones aquí y allí, la Overwatch APEX fue conquistada por primera vez por un equipo occidental que contaba con un español en sus filas… Un escenario aparentemente próspero donde cada vez más equipos se animaban a entrar en el juego en vistas de lo que estaba por venir.

Con la promesa incumplida que en febrero hizo Mike Morhaime, cofundador de Blizzard, de que “pronto” se sabrían algunos dueños, comenzaron todo tipo de rumores. ESPN Esports publicó que entrar en la liga costaría entre dos y cinco millones de dólares para localidades más pequeñas, pero alrededor de los 25 millones de dólares por obtener una ciudad tan codiciada como Los Ángeles.

Y continuó el silencio entre mofas por una tasa de entrada tan alta cuando en la League Championship Series (LCS) norteamericana de League of Legends, una liga ya establecida, lo máximo que se había llegado a pagar eran 1,8 millones de dólares. ¿Quién podía permitirse desembolsar tanto dinero en un proyecto que era más bien una apuesta a ciegas? Pocas organizaciones endémicas. ¿Acaso Blizzard no quería contar con estos equipos?

Sin competiciones offline

Entre medias, multitud de organizaciones decidían abandonar un tren de Overwatch que parecía no llevarles a ninguna parte. Fnatic, Splyce, Dignitas, Red Reserve, compLexity o LG Loyal son solo algunas de las organizaciones que dejaron sus proyectos en medio de una sequía de torneos presenciales donde, además, Blizzard parecía no querer colaborar.

Muchos equipos decidieron dejar Overwatch

Nuevas informaciones apuntaban los dos primeros nombres de la OWL, ambos de propietarios de equipos en la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL): Robert Kraft, de los New England Patriots y Stephen Ross, de los Miami Dolphins. Además, también se publicaba que la desarrolladora estaba teniendo dificultades para vender sus plazas, entre condiciones que algunos posibles dueños encontraban exageradas.

Overwatch

Esta filtración llegaba después de un estudio que la agencia de Morgan Stanley publicó situando la Overwatch League en un escenario donde, en el mejor de los casos, ganaría más de 720 millones de dólares anuales. Bobby Kotick, director general de Activision Blizzard, también se encargaba, por su parte, de hinchar las expectativas afirmando abiertamente que su OWL sería más grande que la NFL.

La reacción de Blizzard

Ese mismo día, Blizzard por fin rompía su silencio para insistir en que todo estaba yendo según su hoja de ruta, sin problemas, y que la Overwatch League desembarcaría en el último cuatrimestre del año, según lo previsto. Ah, y que por supuesto contaría con organizaciones endémicas con trayectoria en los deportes electrónicos, no buscaría solo el apoyo de inversores millonarios sin conexión con los esports.

Posteriormente, Blizzard anunció la Overwatch Contenders y la Overwatch Open Division, que pretendían servir para que los jugadores pudieran llegar de un nivel amateur a un equipo profesional. Puramente online, buscaba ser un revulsivo contra la escasez de grandes torneos, pero el formato no ayudó, y equipos como Ninjas in Pyjamas, Movistar Riders, Selfless o Cyclowns perecieron por el camino.

Los primeros nombres

Estados Unidos fue la protagonista del primer anuncio

Por fin, en julio, Blizzard hizo oficiales los siete primeros nombres de su liga, después de que en febrero se insistiera en que quedaba poco para saber más detalles. Boston para Robert Kraft y los New England Patriots; Nueva York para Jeff Wilpon, de los New York Mets, San Francisco para Andy Miller, de NRG Esports; Los Ángeles para Noah Whinston, de Immortals; Miami-Orlando para Ben Spoont, de Misfits; Shanghái para la compañía NetEase y Seúl para Kevin Chou, de Kabam.

Jornadas de jueves a sábado en un estudio de Los Ángeles con el objetivo de que para la siguiente temporada cada propietario tenga su propia sede donde jugar a domicilio. Además, cada equipo podrá organizar hasta 5 eventos en su región cada año, enfocados a crear afición. No solo eso, las organizaciones recibirán parte de los ingresos netos por publicidad, entradas y derechos de retransmisión de la liga.

A pesar de todo, la Overwatch League sigue rodeada de numerosas incógnitas que, presumiblemente, se resolverán antes de que empiece la primera temporada. Aunque no hay fecha exacta, Blizzard ya aclarado que empezará a finales de año, y todo apunta a que será en diciembre.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos