Compartir
Publicidad
Publicidad
Bonjwa, el trono de las estrellas coreanas de los esports
Ligas y competiciones de esports

Bonjwa, el trono de las estrellas coreanas de los esports

Publicidad
Publicidad

Corea del Sur es la meca de los deportes electrónicos por muchos motivos: infraestructura envidiable, atención mediática y talento a raudales. Los jugadores de primer nivel son estrellas del rock venerados por legiones de fanáticos y protagonizan anuncios de importantes marcas, cómo si de futbolistas se tratara. El culto "esportista" en el país asiático tiene forma de sillón y se llama Bonjwa Throne.

Starcraft marcó el comienzo

"Bonjwa" o 본좌 usando su alfabeto, era originalmente un pronombre usado para distinguirse a uno mismo del resto, poniéndose por encima. Puede que poca gente conozca el término, pero la imagen de un jugador profesional del país asiático sentado en un trono si que puede haber llegado a las pantallas de más de uno. Se considera Bonjwa al jugador que domina una era, ganando unos cuantos títulos. Además, también se entiende que es un deportista electrónico que hace que el juego evolucione.

La historia de los deportes electrónicos modernos viene de la mano de Starcraft, el juego de estrategia de Blizzard. Zerg, Terran y Protoss, alumbraron una evangelización de tamaño galáctico sobre los esports a base de concentraciones de aficionados cómo en la Korean Air de OSL celebrada en un hangar en 2010. Kim "EffOrt" Jung Woo y Lee "Flash" Young Ho congregaron en la final del torneo a varios miles de aficionados, siendo este último uno de los que mejor abandera el título honorífico de Bonjwa.

Flash, o "Final Boss" tiene el récord en cuanto a Elo, el sistema de clasificación de los jugadores profesionales de Starcraft, llegándolo a romper en hasta en seis ocasiones. Sus victorias tanto en BroodWar, la expansión del primer título de la saga, cómo en el segundo, le hicieron ser el quinto y último Bonjwa de Starcraft tras Boxer, NaDa, iloveoov y sAviOr.

Y es que el juego de Blizzard, con su expansión y posterior secuela, lleva teniendo competiciones de primer nivel en Corea del Sur desde casi su salida en 1998. La popularidad de su escena competitiva ha sufrido un más que entendible desgaste tras tantos años liderando los deportes electrónicos en el país, aunque hay otro nuevo Bonjwa tras tantos años en otro título completamente distinto.

Faker sigue marcando una época

Lee "Faker" Sang-Hyeok es sin lugar a dudas el jugador que viene a la mente si pensamos en el mejor y más distinguido de League of Legends, el juego que recogió el testigo a Starcraft como título más popular de los deportes electrónicos. No en vano, en ESPN llegaron a comparar al coreano con estrellas de primer nivel en los deportes tradicionales como LeBron James o Leo Messi y no salió mal parado.

Las imágenes son de la final de la LCK de este mismo año entre SKT Telecom T1, el equipo de Faker, y KT Rolster, un equipo lleno de estrellas hecho a base de talonario. La escenografía habla por si sola aunque no ha sido el primer momento en el que se le aúpa a un Bonjwa Throne. Fue en 2014, en la final contra Samsung Ozone, cuando se le concedió por primera vez ese honor.

Tres títulos de campeón del mundo de League of Legends, ocho campeonatos regionales en Corea y varios internacionales como la IEM Katowice de 2016 o el MSI de este mismo año, llenan las vitrinas de Faker. Indudablemente ha dejado ya su sello en la historia de los deportes electrónicos, queda por ver hasta que altura es capaz de poner el listón.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos