Compartir
Publicidad
Blizzard, necesitamos más detalles sobre la Overwatch League
Ligas y competiciones de esports

Blizzard, necesitamos más detalles sobre la Overwatch League

Publicidad
Publicidad

Mucho se ha especulado acerca de la Overwatch League (OWL) y mucho se seguirá haciendo, al menos hasta que contemos con información más detallada y específica acerca de las intenciones de Blizzard para el futuro como eSport de su juego estrella.

Nate Nanzer, director de la sección deportiva de Overwatch, dio ayer una rueda de prensa en Corea, contestando a algunas preguntas sobre el funcionamiento y el modelo de negocio de la OWL. De sus respuestas no podemos sacar nada nuevo, aunque confirma algunos detalles que quedaban en el aire.

En primer lugar, Nanzer deja claro que la OWL comenzará en el tercer cuarto de 2017, es decir, en algún momento entre julio y septiembre. Además, añade que este año la liga tendrá un formato reducido o más compactado y será en 2018 cuando la temporada regular tenga un calendario completo.

El objetivo que persigue la OWL sería crear una liga global, más cercana a lo que se hace actualmente en los deportes tradicionales, de ahí la necesidad de equipos localizados en ciudades. Las finales de la liga, por su parte, no serán siempre acogidas en la BlizzCon, como en el caso de los mundiales del año pasado, sino que se elegirá una ciudad cada vez.

No hay descensos, ¿y ahora qué?

Y aquí es donde llegan los asuntos interesantes. No habrá descensos para garantizar la estabilidad de la liga y, por tanto, facilitar a los propietarios y los equipos la obtención de patrocinadores bajo la seguridad de permanecer en su plaza. Tampoco habrá draft, como se había especulado, aunque nunca con una respuesta afirmativa de Blizzard.

Esto plantea algunas cuestiones. En primer lugar, el nivel deportivo que tenga la liga puede ser cuestionable, y los peores equipos no podrán ser reemplazados por otros nuevos que, por méritos y calidad, podrían perfectamente optar a ocupar una plaza.

Esto puede perjudicar enormemente a equipos con potencial y un capital inferior que no puedan permitirse comprar su sitio en la liga o no encuentren un inversor que se lo permita. Es más, podrían producirse desbandadas de equipos completos de calidad que quieran probar suerte y optar a entrar, ya sea como equipo completo o de manera individual.

Con la ausencia de draft, quedan muchas dudas en el aire acerca de cómo se nutrirán los peores equipos de nuevo talento. Sí, está el combinado, que en teoría es un escaparate internacional, pero aún no sabemos cómo va a funcionar.

El draft tradicionalmente se realiza para ayudar a los peores equipos de una liga, por ejemplo la NBA, a que obtengan talento que de otra manera no querría jugar para su organización. Sin posibilidad de descenso ni de draftear, quedan muchas dudas en el aire para la sostenibilidad de la OWL.

Una liga global, sin restricciones

No habrá restricciones a la nacionalidad de los componentes de un equipo, como sí sucede, por ejemplo en las ligas de League of Legends organizadas por Riot. Este es un movimiento interesante, porque permitiría mucha flexibilidad para clubes y jugadores y una mezcla de nacionalidades que enriquecería mucho la competición.

Y no, no significaría que los coreanos fueran los reyes de la liga. La concepción que han creado otros juegos sobre las importaciones de jugadores y la calidad que se les presupone por su nacionalidad, no es del todo real, basta con echar un vistazo a la LCS EU.

Owl

Reparto más justo de beneficios

Nanzer también habló de la distribución de beneficios para los clubes. El contenido de calidad, en sus palabras, es clave. Contenido alrededor de la liga y también para las retransmisiones en vivo, ofreciendo estadísticas o más posibilidades para el espectador.

Además, la venta de entradas, el merchandising o los derechos de retransmisión también serían repartidos. Se confirma, pues, que será necesario pagar, si no por toda la liga, al menos sí por partidos destacados en cada jornada o incluso playoffs.

Blizzard está dando por hecho que su producto será visto por una cantidad suficiente de gente para no ser un fracaso. ¿Cuánto es suficiente? ¿Más de 100.000 personas? ¿Estaría alguna compañía dispuesta a comprar unos derechos de algo que no sabe si funcionará?

Activision-Blizzard ya posee la Major League Gaming (MLG) y tiene una serie de Skylanders en Netflix, con cierto éxito. Con una posible serie de animación sobre Overwatch en camino y el interés de Blizzard en acercarse a empresas ajenas al sector, ¿podría ser Netflix una posibilidad?

Una incógnita. Es probable que Blizzard pierda dinero en este intento, algo forzado, de llevar una audiencia acostumbrada a eventos en abierto a que paguen por algo que tiene que tener el suficiente valor y un precio ajustado. Eso, contando que hay audiencia.

Aún no sabemos si se podría ver por Internet pagando una especie de entrada virtual como se viene haciendo con la BlizzCon o si directamente iría a una televisión en un intento parecido a lo que ha conseguido la ELEAGUE con TBS.

La vida más allá de la Overwatch League

Una última cuestión que me parece también relevante, es la competición más allá de la OWL. Es muy improbable que, al menos en lo que queda de 2017, la OWL empiece de manera global, como es su objetivo. Si es Norteamérica, como parece más que probable, su punto de partida, ¿qué pasa con el resto? ¿Qué pasa con Europa?

De sobras es conocida la escasez de competiciones a nivel europeo, al menos con un premio lo suficientemente grande como para que un equipo no sienta que pierde dinero en una plantilla de seis personas. ¿Qué hacemos con Europa, nos olvidamos de ella?

Andrei "uNFixed" Leonov, ex Reunited, se quejaba el mes pasado de que solo habían tenido cuatro partidos oficiales en cuatro meses desde que volvieran de Corea, sin nada nuevo en el horizonte. La escena no ha cambiado mucho desde entonces.

Al menos, ha nacido en China una nueva liga, la Overwatch Premier Series (OWPS), que dará comienzo en marzo con 600.000 dólares en premios. Con temporada de primavera y verano, diez equipos competirán por llegar a playoffs, mientras los dos últimos pelearán por su permanencia. Los ocho equipos restantes irán a una final celebrada en el APAC Premier, donde equipos de otras regiones podrán ser invitados.

Owps

Algo así sería necesario para mantener a las regiones con vida y que llegar a la Overwatch League sea un reto, pero también un sueño para muchos de esos jugadores. Overwatch sigue siendo un eSport pequeño, no nos engañemos y, tal vez, para construir algo grande, hace falta primero cuidar lo que tenemos.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos