Compartir
Publicidad
La historia de Ninja: de casi perder la vista siendo pro de Halo a jugar al Fornite con Drake
Fortnite

La historia de Ninja: de casi perder la vista siendo pro de Halo a jugar al Fornite con Drake

Publicidad
Publicidad

Tyler "Ninja" Blevins está en boca de todos. Más allá de romper todos los récords de visualizaciones, suscriptores y seguidores en Twitch con sus directos de 'Fortnite', se ha convertido en una de las personalidades del momento, más allá de los que suelen jugar a videojuegos. Y detrás de cada personaje, hay una historia.

'Fortnite' ha sido el juego que le ha catapultado al éxito. Los Battle Royale están de moda y la creación de Epic Games está logrando dejar atrás 'PUBG' con una facilidad pasmosa gracias a un cóctel formado por la refinación de una idea y la accesibilidad extra, tal y como contamos hace unos días en esta misma web. Pero Ninja está más que acostumbrado a que le vean jugar a videojuegos.

Halo como religión

En 2009 comenzó una larga carrera profesional para este chico de Illinois. La tercera entrega de 'Halo', la saga de Microsoft, y la MLG de Orlando fueron el punto de partida de un idilio con el Jefe Maestro de más de siete años. Equipos como Cloud 9, Team Liquid o Renegades son algunos de los que acogieron a un Ninja que tiene cientos de videos recopilatorios de sus grandes jugadas en Youtube.

"Todo comenzó con mi padre. Jugábamos hasta las 12 o incluso las 2 de la mañana. Los videojuegos evolucionaban y cuando salió la Xbox y Halo... Ese juego era adictivo, quería ser el mejor y no paraba de jugar. La culpa la tenía ese pequeño número al lado del mi nombre en el ranking del servidor", confesó Ninja en un más que recomendable vídeo de Machinima en Youtube, allá por 2016.

Tyler Ninja Su esposa es uno lleva apoyando su carrera desde sus comienzos.

Con el paso del tiempo, se dio cuenta que esa competitividad que le llevaba a robarle horas al sueño con su padre le servía para acudir a torneos y entrar en equipos. Cuenta su hermano mayor que cuando Tyler apenas tenía diez años les insistió durante semanas a él y a un primo para jugar a una de las primeras entregas de 'Halo': "Le dijimos, no lo vas a entender. Finalmente le dejamos jugar con nosotros y nos destrozó".

El hermano mediano cuenta que el bueno de Tyler ensayaba disparos aéreos o con escorzos imposibles durante horas: "No entendíamos porqué lo hacía, pero al final sabía aplicar eso a las partidas". Y es que la vida de Ninja ha sido muy apacible, toda desarrollada en un barrio americano "como los de las películas" y su familia como un pilar increíble. Lleva casado desde el pasado año con su novia de toda la vida y sus dos hermanos son sus mejores amigos.

"En un trabajo normal la gente echa sus ocho horas y ya está, tiene su dinero. Yo no juego mis horas y tengo mi nómina, tengo que tomármelo muy enserio para ser mejor que cientos de miles de personas y poder así ganarme la vida", afirmaba Ninja. Incluso en una familia tan gamer, necesitó desafiarse a sí mismo para demostrarles en los inicios que ese pequeño dinero que llegaba podía acabar siendo mucho mayor y fruto de un trabajo duro.

"Creía que me iba a quedar ciego"

Una carrera larga que corrió un gran peligro en 2014. Ninja comenzó a sufrir constantes dolores de cabeza y pérdida de visión. Un problema en la retina del ojo derecho le hizo perderse varios meses de competición y también gran parte de sus espectadores: "Tenía cerca de 4.000 espectadores cuando tuvo que parar y tras volver de la cirugía, apenas llegaba a los 400", relataba uno de sus hermanos.

"Fui a un especialista que me puso la clásica tabla con letras para leer. Era incapaz de ver ninguna. Fue un momento muy duro" contaba Ninja. Su ahora mujer temía por su futuro profesional y también por el cambio en el ritmo de vida de ambos que podría suponer el tener que retirarse y olvidar los videojuegos.

Por suerte, su vista volvió a ser tan buena como antes. La importancia de la coordinación mano-ojo es vital en los esports y en los videojuegos en general, por lo que gran parte de la comunidad que le adoraba tras tantos años compitiendo, tuvo que verle demostrar sus habilidades de nuevo para dejar de temer por su retirada.

Twitch comenzó a ser importante en su vida

Ya en agosto de 2016 se mostraba encantado por tener varias decenas de miles de seguidores. "Es increíble tener a tanta gente que busca compartir contigo su tiempo", comentaba un Ninja que ya un año antes había plantado una semilla. En 2015 se hizo con el H1Z1 Invitational, curiosamente por encima de otro histórico de Twitch, Tim "Trick2g" Foley, y narrado por nada menos que una de las voces históricas de los esports como es Leigh "Deman" Smith.

Esos 19.932 dólares que se llevó gracias a esa victoria podrían haber sido igual que otro premio de los tantos torneos en los cuales había competido hasta la fecha. Y también podría haber sido una dulce casualidad que ese H1Z1 Invitational tuviera lugar en la TwitchCon. Los Battle Royale y Twitch comenzaron a crecer en importancia en la vida profesional de Ninja.

Su canal de Twitch seguía creciendo a la vez que este demostraba que era uno de los mejores jugadores de Battle Royale del planeta. Casi dos años después de vencer en H1Z1, hizo lo propio con PlayerUnknown's Battlegrounds. Efectivamente, en ese Team Luminosity que se hizo con el título por equipos del PUBG Invitational de la Gamescom el pasado año, estaba Ninja.

Hace escasos meses, antes incluso de acudir a Alemania por el PUBG Invitational, Tyler se quejó amargamente del estado actual de la escena de Halo, calificando sus competiciones como "una broma". Hacía referencia a la falta de presupuesto de sus torneos, algo que se viralizó hace un año gracias a unas fotos de una desangelada carpa donde se disputaban encuentros del campeonato mundial.

Anunció entonces una parada de su carrera en Halo, pero en apenas días se pudo vislumbrar donde estaba su futuro, retransmitiendo sus partidas podía tanto entretener como competir. Quizás ahí esté la clave, además de ser un jugador divertido de ver, es uno de los mejores del mundo. La viralización del fenómeno que le ha llevado a jugar con el conocido rapero Drake o a romper todos los récords de Twitch puede ser el fruto de aquellas noches destrozando a sus hermanos y a su padre.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos