Compartir
Publicidad
Publicidad
Guía Clash Royale: Cómo sacara el máximo rendimiento a la carta del Espejo para subir copas
Clash Royale

Guía Clash Royale: Cómo sacara el máximo rendimiento a la carta del Espejo para subir copas

Publicidad
Publicidad

Una de las cartas que menos se utilizan actualmente en ‘Clash Royale’ es el Espejo. Su función es la de duplicar la carta anterior que has colocado en la arena a cambio de un coste de elixir de uno más que el de la carta base. A pesar de que puede resultar de mucha utilidad, su ratio de juego es muy bajo.

Por ese motivo, desde Supercell han vuelto a lanzar el desafío de la ‘Baraja Duplicada’, para ver si la gente se anima a jugar algo más esta carta. Nosotros queremos ayudar a la compañía en su propósito y os vamos a dejar una serie de combinaciones y de formas de jugar esta carta con la mayor efectividad posible.

Con el Barril de Duendes

La carta del Barril de Duendes es un arma que te permite llegara la torre enemiga con mucha facilidad y causar una gran cantidad de daño. Si la combinas con una tropa de mucha vida como Golem o P.E.K.K.A. su capacidad de daño aumenta considerablemente ya que la torre no golpea directamente a los duendes y pueden atacar con tranquilidad.

Sin embargo, visto el potencial de la carta, mucha gente incorpora a sus barajas un Tronco o unas Flechas para conseguir eliminarlos de una forma sencilla. Sin embargo, la carta del Espejo es una combinación perfecta para estas situaciones.

Una vez que has conseguido que el rival tire su arma defensiva, es el momento de usar el Espejo y volver a mandar a estos duendecillos a la torre enemiga. Ahora la carta ya no es tan sencilla de defender y te dará una ventaja de elixir importante, ya que únicamente habrás gastado 7 en toda la jugada.

Con cartas con mucha vida

Otro de los grandes puntos fuertes de esta carta es con las tropas con mucha vida. Para esta combinación es importante usar el recolector de elixir, ya que el consumo de este último será enorme. Con cartas como el Golem o el P.E.K.K.A funciona a las mil maravillas, siempre y cuando seas capaz de reservar elixir suficiente.

Cuando lanzas una de estas cartas, el rival se focaliza en defenderla con todo lo que tiene y gasta tropas para evitar el mayor daño posible. Ante esta situación, es el mejor momento para usar el espejo y volver a sacar la misma carta, ya sea por la misma línea o por la línea de al lado, depende de la situación de la partida.

En definitiva es una carta que requiere de paciencia y saber aprovechar el momento exacto para terminar haciendo mucho daño al enemigo. Sin embargo, si administras bien el elixir y esperas al momento exacto puedes ganar de manera sencilla mucha partidas.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos