Compartir
Publicidad

Queremos eSports en televisión, pero más allá del reality show

Queremos eSports en televisión, pero más allá del reality show
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cuántas veces se habrá repetido a lo largo del último trimestre de 2016 que 2017 es el año de los eSports, especialmente en España. La llegada de inversores de envergadura internacional al sector, sin duda ha acelerado este proceso, tanto dentro como fuera del país.

Y esta inversión, evidentemente, se refleja no solo en las propias ligas, sino en el contenido que se crea alrededor del fenómeno. La llegada de los eSports a la televisión es inevitable, además de como espectáculo deportivo, como una forma más de entretenimiento.

Algunos precedentes

España ya contó con Gamers, el programa que presentó G2 de la mano de su patrocinador Vodafone, con un éxito moderado, pero que generó narrativas en torno al club culminando con la Final Cup ganada a ASUS ROG Army en cinco partidas en pasado mes de junio.

Previamente, en 2013, hubo un intento de llevar al gran público los eSports con ENCOM, empresa especializada en la organización de eventos y la elaboración de contenido. E-Star pretendía lanzar al estrellato jugadores amateurs de Starcraft II y League of Legends con la ayuda de profesionales de la escena. Posteriormente, llegaría a convertirse en un club profesional, aunque finalmente acabó cesando su actividad.

Suecia se sumó a este tipo de iniciativas anunciando el pasado noviembre el nacimiento de Gamerz, con el objetivo de crear un equipo de CS:GO y que aún mantiene abiertas las inscripciones para su casting.

En Gamerz, 12 jugadores convivirán durante un mes donde no pararán de jugar, todo ello retransmitido las 24 horas, incluidas sus partidas, hasta obtener los cinco integrantes de un equipo que recibirán el título de “jugador de eSports profesional”.

Esta vez ha sido la francesa TF1 quien se ha lanzado a la piscina proponiendo algo muy similar a Gamerz. En Gaming Inside Experience, cinco chicas y cinco chicos practicarán durante dos meses en una gaming house de 300m2 rodeados de todo tipo de facilidades para lograr alcanzar la Challenger Series. Todo esto, por supuesto, en directo las 24 horas del día, con un programa semanal en televisión.

Gaming Inside Experience

¿Qué podemos esperar de ellos?

La reacción hacia este tipo de realities por parte del público de dentro de los eSports, suele ser escepticismo. Escepticismo porque estos programas están orientados a un público generalista y probablemente caigan en el morbo de los mismos tópicos asociados a los “gamers” a lo largo de los años.

El mismo programa de Vodafone consideraba de vital importancia presentar a sus protagonistas anunciando si tenían novia o no, o definía a los gamers como aquellos que “no salían los sábados”.

Parece que lo único que las cadenas tienen el interés de contar es que hay gente rara que se pasa horas delante de un ordenador y que creen que ser realmente bueno en un juego es algo de provecho por lo que merece la pena dejar atrás estudios o incluso familia.

Gamerz Imagen del reality Gamerz

No puedo evitar pensar en el morbo con el que TF1 ha debido idear su programa, que al fin y al cabo es de lo que se nutren los realities, del morbo y de la miseria humana. Y a la gente le gusta, porque en cierto modo, te hace sentir superior, mejor que ellos.

Ya no solo es el morbo del enfoque, es el refugio que hagan en las cifras que generan los eSports, muchas veces descontextualizadas. O, en el caso de la televisión francesa, que el equipo que resulte de los diez candidatos, opte a entrar en la Challenger Series o Campeonato del Mundo, según ellos.

Está claro que la televisión se nutre de historias, de emoción, muchas veces forzada, para lograr enganchar al espectador. Qué es, si no, La Voz, especialmente en su versión americana u otros grandes talent shows que envuelven el producto de manera que o te resulta histriónico o simplemente te lo crees, como en el cine.

Me preocupa especialmente que se utilice solo el término “reality show” y se ahonde en el apartado de la convivencia en el grupo y en los roces que se produzcan.

Buscar nuevos enfoques

¿Por qué no enfocarlo más hacia un talent show? Si realmente quieres que tus concursantes triunfen, no necesariamente a nivel europeo o estatal, simplemente como superación personal, ¿por qué no orientarlo de otra manera?

Aunque en la televisión de hoy en día la línea entre formatos es muy difusa y los programas suelen beber de diferentes géneros, el factual, que agrupa el documental con el entretenimiento, me parece un territorio a explorar al que no se le está prestando suficiente atención.

Discovery Max es uno de los mayores exponentes de este tipo de formatos, que en los últimos años ha incrementado su producción, principalmente porque es más barato y si encuentras el personaje adecuado, a la gente le interesa.

Wild Frank fue un gran éxito en su momento y un buen ejemplo de factual. Quita a Frank de la ecuación y tu programa ya no vale absolutamente nada.

SkT

Quizá necesitamos encontrar dentro de los eSports a estos personajes con carisma que le dan vida a un programa. No es fácil descubrirlos, más en un sector donde gran parte de los jugadores son eso, jugadores, y les gusta jugar y mejorar su talento, pero no acostumbran a estar delante de las cámaras.

Creo que existen muchas posibilidades más allá de una casa compartida que se convierta en territorio de guerra, pero también creo que por miedo al fracaso o desconocimiento, se acaba yendo siempre hacia el mismo callejón sin salida.

Puede ser también que haya exagerado en algún apartado, pero no puedo quitarme de la cabeza cada vez que veo ciertas cosas, que hay gente que nos ve como atracciones de feria que merecen ser mostradas.

Imágenes de Riot Games.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio