Compartir
Publicidad
Publicidad
Gigabyte P57X v7, análisis: así se comporta la GTX 1070 en un portátil gaming
Análisis

Gigabyte P57X v7, análisis: así se comporta la GTX 1070 en un portátil gaming

Publicidad
Publicidad

Gigabyte ha hecho crecer su gama de portátiles en los últimos años, con modelos muy interesantes, pero hasta hace unos meses no empezó a distribuirlos oficialmente en España. A principios de enero se anunció la disponibilidad de los procesadores Intel de 7.ª generación Kaby Lake de alto rendimiento para portátiles, y Gigabyte ha ido renovando sus gamas desde entonces.

Entres ellas destaca el P57X v7, ya que se trata de un portátil que combina un procesador Kaby Lake y una GTX 1070 de movilidad de arquitectura Pascal. Junto con otras características como una pantalla 4K UHD, se parte de un interesante portátil para jugar.

Características y diseño

Imagen de cerca de teclado

Gigabyte suele recurrir a un diseño en negro mate para sus portátiles, y en el P57X v7 no supone cambios en ese apartado. Como únicos elementos de embellecimiento, en los laterales transcurre una línea de color naranja, y en la tapa del portátil aparece el logo de Gigabyte. Tiene un tamaño 421 mm de ancho por 290 mm de alto y 28.6 mm de grosor. Su peso es algo más ligero que otros portátiles con un hardware similar, y se sitúa en los 3 kg.

Incluye una pantalla de 17.3 pulgadas, que en este caso tiene una resolución de 4K UHD —3840 x 2160 píxeles—, con un refresco de 60 Hz, sin otras particularidades. Tiene muy buena calidad de imagen, con una gran nitidez —excesiva quizás para un panel de 17.3 pulgadas—, y buena reproducción de colores.

Gigabyte P57X v7

Procesador Core i7-7700HQ, 2.8 a 3.8 GHz, 4 núc./8 hilos, 45 W de TDP
Gráfica GeForce GTX 1070, 8 GB GDDR5 a 8 GHz
Memoria 32 GB, DDR4-2400
Pantalla 17.3'' 3840 x 2160 px. IPS de 60 Hz
Almacenamiento SSD 512 GB PCIe, 1 TB disco duro, lector de tarjetas SD
Puertos 1x USB 3.1 tipo C, 3x USB 3.0, 1x HDMI 2.0, 1x mini-DisplayPort, 1x VGA
Conectividad 2x2 Wi-Fi 802.11 ac, Bluetooth 4.1, Gigabit Ethernet
Batería 75.81 WHr (6830 mAh), fuente de 200 W
Dimensiones 421 x 290 x 28.6 mm
Peso 3.0 kg
Precio
Img 1143

El procesador es un Core i7-7700HQ de ocho núcleos lógicos, una ligera actualización del Core i7-6700HQ, que en este caso funciona a una frecuencia base de 2.8 GHz y a un turbo de 3.8 GHz, frente a los 2.6 y 3.5 GHz del modelo anterior. El modelo recibido incluye 32 GB de RAM de tipo DDR4 a 2400 MHz, y el chipset de la placa base personalizada es un HM175. La tarjeta gráfica es una GTX 1070 de 8 GB de memoria GDDR5, siendo la versión de movilidad que es ligeramente distinta que la versión de sobremesa, aunque sobre el papel no haya mucha diferencia de rendimiento entre ambas. El equipo analizado también dispone de 512 GB de SSD de tipo PCIe 3.0 x4, y un disco duro de 1 TB y 7200 RPM.

Haciendo un repaso a los conectores y extras, en la parte izquierda hay dos USB 3.0, un conector Gigabit Ethernet, un lector de tarjetas SD, dos conectores de audio de 3.5 mm y un cierre Kensington. En el lado derecho hay otro USB 3.0, un USB 3.1 tipo C, un mini-DisplayPort y un VGA. En el apartado de la conectividad, el equipo también dispone de wifi 802.11 ac y Bluetooth 4.2. Gigabyte ha incluido una batería de 75.81 WHr en el portátil, con la que prometen hasta 9 horas de uso en tareas normales. Le acompaña una fuente de alimentación externa de 200 W.

Img 1144

Un aspecto interesante de este portátil es que incluye en el lateral derecho un conector HDMI 2.0b que permite utilizar un monitor externo de resolución 4K a 60 Hz, y compatible con el contenido protegido con HDCP 2.2, por lo que se podrían ver películas de Netflix o Amazon Prime Video que estén disponibles a esta resolución. La mayoría de portátiles suelen optar por implementar un HDMI 1.4 en vez de 2.0, por lo que este añadido resultar más que interesante.

El teclado es un aspecto en el que Gigabyte no ha querido que desentonara con respecto a la potencia del hardware, pero tampoco enamora. El teclado es agradable de usar y tiene una disposición española, con la eñe y la tecla de retorno en dos líneas, que teniendo en cuenta la tendencia de los fabricantes de portátiles a que los equipos tengan la disposición americana del retorno en una solo línea —con la serigrafía de cada país— es de agradecer. Dispone de anti toques fantasma para que no haya problemas con aquellos que son extremadamente rápidos pulsando teclas.

Img 1140

Existe una tecla Fn para acceder a funcionalidades adicionales, como por ejemplo la activación de la retroiluminación del teclado. Esta dispone de dos niveles de intensidad, además del estado de apagado. El brillo máximo es más que suficiente para usarlo a oscuras. El panel táctil es siempre un punto gris en casi cualquier portátil, y sobre todo en los de juegos. Tiene un tacto agradable, pero no es preciso, y la ubicación de los botones derecho e izquierdo en el propio touchpad hace que algunas veces se detenga sin querer el deslizamiento del cursor porque esos botones no son táctiles.

Por último, la característica estrella de este portátil —bueno, al menos la que más me gusta— es que el DVD viene en una bandeja extraíble. En la parte inferior dispone de un deslizador para desbloquear la bandeja, que se puede extraer fácilmente e introducir en su lugar una bandeja especial para una unidad de 2.5 pulgadas y 7 mm, ya sea un disco duro o un SSD. Me parece muy útil, y es algo que me gustaría ver más a menudo en cualquier portátil para juegos, que muchas veces no te explicas para qué sirve tanto grosor que tienen.

Img 1158

Al retirar la tapa inferior se puede ver el sistema de refrigeración compuesto por dos ventiladores pequeños que realizan las tareas de refrigeración acompañados de tan solo tres caloductos. La tarjeta de conectividad wifi y Bluetooth está ubicada en uno de los laterales, y al otro lado se encuentra el SSD de tipo M.2 PCIe y el disco duro.

El sistema de sonido incluido dispone de posprocesamiento Dolby, con buena potencia, aunque no es un sistema de sistema que llame la atención por tener una gran calidad. Tampoco es mala, pero se pierden parte de los graves y para ciertos tipos de música y efectos da una experiencia normal, aunque por encima de portátiles más baratos.

Gigabyte P57X v7: Rendimiento

Img 1138

El procesador incluido en el P57X v7 es un Core i7-7700HQ de Intel, un habitual de los portátiles entre los 1000 y 2000 euros. Es de cuatro núcleos físicos con multihilo —ocho núcleos lógicos—, con un TDP de 45 W y que acepta memoria DDR4 de 2133 y 2400 MHz. En este caso, Gigabyte ha optado por la memoria de 2400 MHz, que permitirá mejorar un poco más el rendimiento en juegos en aquellos títulos más intensivos de CPU. Con respecto al Core i7-6700HQ, sube la frecuencia en torno a los 200 MHz hata los 2.8 GHz, y 300 MHz en el turbo hasta los 3.8 GHz.

PCMark 8 Work
Más alto mejor

Cinebench R15
Más alto mejor

Octane 2.0
Más alto mejor

Kraken 1.1
Más bajo mejor

Gigabyte P57X v7,
i7-7700HQ, GTX 1070

5183

743

38 096

1063.3

Acer Predator 17 X,
i7-6820HK, GTX 980

5542

697

37 418

989.9

Asus GL502VS,
i7-6700HQ, GTX 1070

5011

675

34 987

1087.5

En la anterior tabla se ve que el rendimiento está en la línea de lo que Intel viene haciendo de una generación a otra en los últimos años, ante la falta de competencia. La siguiente tabla pone a la tarjeta gráfica GTX 1070 frente a frente con su versión de sobremesa, además de las versiones GTX 1060 de 6 GB y GTX 1050 Ti de portátil. Las pruebas de la versión de sobremesa están realizadas con un Core i7-6700K, 16 GB de memoria DDR4-3000, y almacenamiento SSD de interfaz PCIe 3.0 x4. Los portátiles dispone de 16 GB de RAM DDR4-2133 y un Core i7-7700HQ. En los juegos se establecen los parámetros a calidad ultra, eliminando características que puedan afectar negativamente según la arquitectura, como HBAO+ o PureHair.

Gigabyte P57X v7
GTX 1070, 8 GB

GTX 1070, 8 GB (sobremesa)

GTX 1060, 6 GB (portátil)

GTX 1050 Ti, 4 GB (portátil)

Ashes of the Singularity

DX11

65.7

75.6

52.3

39.7

DX12

70.4

82.0

56.3

38.6

Rise of the Tomb Raider

DX11

76.1

122.8

74.9

49

DX12

108.34

118.1

67.8

43.6

Hitman

DX11

59.2

91.7

57.8

38.2

DX12

60.3

94.3

61.1

39

Total War: Warhammer

DX11

108.1

109.8

77.5

47.2

Deus Ex: Mankind Divided

DX11

59.9

61.5

36.1

27.2

DX12

51.1

60.0

36.3

26.9

DiRT Rally

DX11

108.1

151.6

109.2

70.6

The Division

DX11

81.4

81.3

55.4

34.9

Algunos juegos se ven limitados por el procesador a 1080p. Sin embargo, al pasar a una resolución QHD y 4K la cosa mejora en esos juegos intensivos de CPU, como Rise of the Tomb Raider o DiRT Rally. A una resolución de 4K UHD mantiene un rendimiento muy similar a la GTX 1070 de sobremesa, ya que ambos chips son muy similares y sobre el papel la GTX 1070 de movilidad es un 5 % menos potente —1920 núcleos CUDA a 1506 MHz frente a 2048 núcleos CUDA a 1442 MHz—.

La tarjeta gráfica GTX 1070 permite perfectamente jugar a QHD a 60 FPS, y en algunos títulos, sobre todos los que lleven tiempo en el mercado, a 4K y 60 FPS. Otros más recientes tendrá más problemas en superar incluso los 30 FPS. Teniendo en cuenta que el portátil permite usar un monitor externo 4K UHD con refresco de 60 Hz, otros usuarios podrían usar el portátil con un monitor más grande para disfrutar más de la calidad de imagen 4K, ya que en la pantalla de 17.3 pulgadas del portátil no se va a notar gran diferencia entre las resoluciones QHD y 4K, y en algunos casos tampoco se hará evidente al pasar de la 1080p a una superior.

Gigabyte P57X v7

GTX 1070

Ashes of the Singularity

50

55.3

Rise of the Tomb Raider

41.7

42.2

The Division

32.3

32.7

DiRT Rally

60.1

65.6

Pantalla y almacenamiento

Img 1139

La pantalla del portátil P57X v7 de Gigabyte es de 17.3 pulgadas con una resolución 4K UHD —3840 x 2160 píxeles—. Tiene un refresco de 60 Hz, y para el apartado de juegos no dispone de ninguna otra característica especial, como G-SYNC. La reproducción del color es excelente, pero al igual que otras pantallas 4K usadas en portátiles, o de alta densidad de píxeles en general y no necesariamente 4K —como la del MacBook Pro—, sufre de un tiempo de respuesta elevado.

Se nota a simple vista si se están viendo imágenes rápidas en movimiento, ya que dejan una estela tras de sí, que puede llevar a notar cierta borrosidad. Este tipo de pantallas, si bien son adecuadas para un uso de ofimática o profesional con vídeos, en un portátil para juegos es una extraña elección. Los títulos que sean de acción rápida parecerán algo borrosos hasta que te habitúas.

La pantalla se ve increíblemente nítida, aunque la resolución 4K en un portátil para juegos es matar moscas a cañonazos, aunque con tarjetas gráficas potentes como la GTX 1070 tiene ciertas ventajas. Comparativamente se puede sacar mucho más provecho de la misma en los juegos más intensos de CPU, como Hitman, ya que el procesar menos fotogramas permite descargarle de trabajo. Así pues, jugar a 1440p en torno a los 60 FPS sería lo ideal en esta pantalla.

Img 1151

En el terreno del almacenamiento, el equipo incluye un SSD de 512 GB de tipo PCIe 3.0 x4 —es un CX2-8B512 de Lite-On— y un disco duro secundario de 1 TB y 7200 RPM. Ambos modelos se sitúan en unos valores normales de funcionamiento, con el SSD alcanzando los 2391 MB/s de lectura secuencial, y el disco duro los 148 MB/s. En el caso del SSD, también obtiene muy buenos valores de lectura y escritura aleatoria de archivos de tamaños 4 KB, alcanzando los 565 MB/s y 416 MB/s respectivamente.

Pruebas de rendimiento de CrystalDiskMark

Gigabyte P57X v7: temperaturas, ruido y autonomía

Img 1156

Para reducir el tamaño y peso del equipo, el P57X v7 dispone de un sistema de refrigeración interesante para la labor que tiene que desempeñar, pequeño pero eficiente. La temperatura de la tarjeta gráfica no supera los 80 a 85 ºC en carga, algo más alto que la versión de sobremesa de la GTX 1070. El procesador Core i7-7700HQ se sitúa en unos valores altos de calor, con una temperatura situada en torno a los 85 a 90 ºC en carga mientras se juega.

Los ventiladores incluidos tienden a hacer un ruido normal en este tipo de portátiles en su funcionamiento, algo más alto que otros equipos para juegos más gruesos y pesados, alcanzando los 44 dBA en plena carga para mantener esos buenos valores de temperaturas. Por el diseño que tiene el equipo, la parte del panel táctil del portátil, debajo del teclado, no se llega a calentar nunca, estando más o menos a la temperatura ambiente. Sin embargo, la zona superior del teclado y la superior derecha llegan a los 44 ºC. Ese calor se propaga después de un rato a la zona central del teclado con la prueba de carga de CPU y GPU, situándose sobre los 35 a 40 ºC, según lo intenso de CPU que sea el juego.

Img 1160

La aplicación Smart Manager incluida con el portátil permite regular el equipo para ponerlo en un modo silencioso, en el que se limita la potencia de la tarjeta gráfica y procesador, pero en el que el ruido no supera los 37 dB. En DiRT Rally se alcanzan los 52 FPS, en vez de los habituales 100 FPS, y la temperatura del procesador se queda en 60 ºC y la de la tarjeta gráfica no supera los 62 ºC. También hay un modo de refrigeración máxima, que hace descender la temperatura de CPU y GPU notablemente, a menos de 75 y 80 ºC respectivamente en carga, pero el ruido llega a superar los 48 dBA.

En el apartado de la autonomía, la pantalla 4K UHD incluida se cobra su tasa al ser utilizada para jugar. Si bien el modelo con pantalla 1080p tiene una mayor autonomía, este solo consigue lo habitual para otros equipos para juegos, en torno a las 2 horas jugando, más hacia las 3 o 4 horas trabajando. El portátil incluye una batería de 75.81 Wh, algo más de lo que traen equipos similares en cuanto a grosor del equipo.

Smart Manager, utilidad para la gestión del equipo

Smart 001

Gigabyte incluye un programa bastante interesante en forma del Smart Manager, ya que cuenta con diversas utilidades para sacar el máximo provecho al equipo. La primera que destaco es una habitual para estos equipos para juegos, y se trata una de overclocking. Se limita a permitir subir la tarjeta gráfica, que permitirá sacarle un rendimiento adicional al equipo. Debido al sistema de refrigeración, no sería conveniente subir mucho la GPU ya que aumentará notablemente el ruido generado. La mejora de rendimiento se sitúa en torno a un 5 % con la mayor subida posible.

También es donde se puede cambiar entre los tres perfiles de la refrigeración, lo que incluye un modo silencioso —reduce la potencia de la CPU y GPU para que se muevan a bajas revoluciones—, el modo normal y el modo juegos, aunque en este hará mucho ruido como he dicho anteriormente —cerca de 49 dB—.

Smart 003

En este programa también se puede modificar el perfil de color del monitor, activar o desactivar el panel táctil —por ejemplo cuando esté enchufado un ratón—, la velocidad del ratón, el wifi o la cámara. Un conjunto de utilidades que serán de ayuda en el día a día del equipo.

Gigabyte P57X v7: un buen portátil con elementos diferenciadores

Img 1147

Gigabyte está produciendo portátiles orientados a otro tipo de jugones que busquen más un diseño simple y elegante con un peso comedido. El P57X v7 es un buen ejemplo de ello, aunque en el proceso de que tenga tan solo —para el tipo de portátil— un grosor de 28.6 mm se han hecho concesiones en el apartado de la refrigeración. Aun así, mantiene unos niveles de ruido normales para el tipo de portátil que es, con opciones de un modo silencioso y otro de máxima refrigeración. Este último es indispensable jugar con auriculares.

La GTX 1070 de portátiles permite tener un rendimiento muy alto en juegos, aunque el procesador Core i7-7700HQ no sea el mejor compañero en los juegos más intensos de CPU, que afortunadamente de los últimos títulos no son demasiados. Además, al contar con una pantalla 4K se podría pasar a jugar a QHD o 4K UHD para aligerar al procesador de carga de trabaja y exprimir mejor el rendimiento de la gráfica. Aun así, el problema del tiempo de respuesta de la pantalla puede hacer más idóneo comprar la versión con pantalla 1080p, aunque es en parte algo subjetivo. Algunos usuarios no lo notarán, y otros verán la pantalla como mala. Al menos hasta que te acostumbras.

Img 1163

Por otro lado, la idea de la bandeja para un DVD o un disco de 2.5 pulgadas me parece genial. Esto permite expandir el almacenamiento interno rápidamente, ya sea con un disco duro adicional o con un SSD adicional —dependiendo de la configuración concreta con la que se compre el P57X v7—. Aunque los SSD no estén a buen precio ahora mismo por la escasez de la memoria NAND que usan, siempre se puede expandir en un futuro. El apartado del almacenamiento no podría estar mejor cubierto.

El P57X v7 es un buen portátil, y eligiendo bien la configuración se adapta fácilmente al bolsillo de cualquier jugón. Tiene potencia a raudales, un procesador Kaby Lake con memoria DDR4 a 2400 MHz, que aporta ligeras mejoras de rendimiento con respecto a la generación anterior, pero mejoras que siempre ayudan a jugar con la máxima fluidez posible, y la GTX 1070 es capaz de ello.

8.0

Diseño8
Pantalla8
Rendimiento9
Teclado y trackpad7
Temperaturas y ruido8
Autonomía7

A favor

  • Gran rendimiento de tarjeta gráfica y procesador.
  • Buen sistema de refrigeración, con varios modos de funcionamiento.
  • La bandeja extraíble para cambiar entre DVD y un disco de 2.5 pulgadas.
  • Almacenamiento interno de gran velocidad.
  • Diseño simple pero atractivo, con menor peso del habitual en este tipo de portátiles.

En contra

  • La pantalla 4K no es buena para juegos de acción rápida.
  • La calidad del teclado y el panel táctil es mejorable.
  • En carga la zona central del teclado se calienta.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos