Compartir
Publicidad
Cuando las expectativas de un videojuego sufren un gatillazo
Xataka eSports

Cuando las expectativas de un videojuego sufren un gatillazo

Publicidad
Publicidad

Como si de la torre batalla en Pokémon se tratase, a lo largo de estos últimos años innumerables han sido las compañías que han intentado imitar y derrocar la dictadura como eSport estrella a League of Legends. Algunas con mejores ideas que otras al menos consiguieron tomar un trozo de este pastel en vez de caer estrepitosamente con la cara embarrada y una eterna decepción como cónyuge.

Dentro de estas arduas batallas libradas en el mayor campo de lucha que puede existir, internet, unos fueron más héroes que otros, pocos villanos y, para qué mentir, algunos alcanzaron la decadente posición de bufón de esta corte. Aquí os dejo los que, en mi opinión, son algunos de los mayores batacazos, algunos de los que consiguieron a base de codazos incrustarse dentro de la definición de eSport y como otros aún están en una etapa temprana por lo que no pueden ser calificados de ningún modo.

Heroes of the Storm: El que más prometía y que, poco a poco, se desangra...

Hots

Que fue un MOBA desarrollado con la fijación por derrocar al juego de RIOT Games es una obviedad que todos podemos ver. Las similitudes se hacían patentes al igual que lo eran las del League of Legends con DOTA. Bien es cierto que, sobre el papel, muchos jugadores (entre los que me incluyo) probamos la Beta y quedamos prendidos de las maravillas que nos encontrábamos, como la diversidad de mapas o skins gratuitas por masterización de personajes, pero si hubo una que llamó la atención más que otra cosa fueron las monturas.

Ese concepto, tras estudiarlo detenidamente y hablarlo con una psicóloga de equipos eSports, ocultaba más de lo que quedaba a simple vista: en League of Legends, el "flameo" o el uso incesante de malas palabras, se ve potenciado por un estilo de juego en el que puedes dejar a tu personaje yendo a lo más alejado de la línea, mientras te dedicas a insultar por el chat. Con un mapa menor en tamaño y las monturas sobretodo, ese tiempo se reduce a la mitad o incluso menos, por lo que el tiempo que dedicas a ese ejemplo de mala educación lo dedicas al juego completamente. Pese a ello,** Blizzard no consigue levantar cabeza** y equipos como Cloud9, cierran esta modalidad de competición debido al poco protagonismo que genera a nivel mundial.

SMITE: Cuando intentas dar un giro de tuerca...

Smite

Salió en Beta pública haciendo algún que otro ruido, lo normal teniendo en cuenta la modestia de la empresa desarrolladora, Hi-Rez Studios. Lo pintaban como un proyecto que iba a intentar cambiar por completo el concepto MOBA, colocando la cámara pegada al personaje que el jugador seleccione para esa partida, aportando una sensación de estar más cerca de donde se encuentra la acción.Se presentaba como algo novedoso y con un concepto parecido al de RIOT para evitar que los jugadores se saliesen en mitad de una partida con un tipo de "doble o nada": si te sales, te deparan 30 minutos de espera para la próxima partida, la siguiente vez te tocará aguantar el doble, 60 minutos, y así sucesivamente.

Eligieron entrar también al mercado de las consolas con posibilidad de jugar tanto en XBOX One y Playstation 4, quizás una decisión arriesgada para una modalidad de juego, a mi juicio, orientada al ordenador. Está a unos pasos por debajo que otros juegos, pero aún con una parte de comunidad detrás de él.

Infinite Crisis: Cuando el hype se desinfla hasta casi no existir...

Infinite Crisis

Un MOBA que utiliza los héroes de DC Comics, ¿qué podía salir mal? En cuanto se supo de su existencia, la gente se pegaba por poder probarlo, por poder ver lo que podía ofrecer el universo DC, con sus personajes de toda la vida introducidos en un juego online… y ya.El juego, tal y como vino se fue: si su salida oficial fue el 26 de marzo del 2015, su cierre consta que fue el 14 de agosto del mismo año. Incluso su web oficial parece un simple mensaje de sus creadores "¡Eh! ¡Hubo un momento en el que hemos existido!".

Ajeno a si fue un buen juego o no, bien es cierto que si su intención fue la de entrar en este mundo, necesitaron algunos "kilos" más de publicidad. Pese a ser conocido por las redes nunca llegó a ser un boom, donde juegos como SMITE lo superaron sin tener la base sólida de ser un juego con personajes conocidos por todo el mundo.

Battleborn: Crónica de una muerte anunciada...

Battleborn

La gran apuesta de 2K Games para, como no, sacar tajada del mundillo competitivo de los videojuegos. Nació con un leve sonido a los oídos de los más jugones, hasta el punto de que alguno de estos desconocían su existencia. Los números no mienten: el día de su salida, el 24 de mayo de este 2016, llegó a tener 12.000 jugadores activos simultáneamente. Tan sólo 3 meses después, en julio, el número de jugadores era ya inferior a los 1.000. Pese a ello, 2K Games asegura que seguirá dándole soporte e introduciendo contenido.

La única duda que genera este juego es la de cuándo desaparecerá, ya que cuenta con un concepto parecido al de Overwatch, pero con una kilométrica distancia entre ambos. Quizás rivaliza con Infinite Crisis por ver quién de los 2 ha tenido peor recorrido, aunque, siendo sincero, al menos Infinite Crisis no costaba 50€ y 20€ de Season Pass de salida.

Overwatch: Cuando a Blizzard se le pone algo entre ceja y ceja...

Overwatch

Si Heroes of the Storm era la primera intentona por sacar un competitivo propio con vistas a destronar a League of Legends, Overwatch es quizás el más ambicioso y con más proyección de los 2 (con respeto a StarCraft y World of Warcraft). Fue anunciado de manera acorde a lo que se espera de un juego con estas pretensiones: con una fase Alpha privada, con su Beta pública y con una salida desorbitada. Incluso en los cibers de Asia se registró por primera vez en muchos años la bajada de League of Legends al 2º puesto de juegos más solicitados, y eso es mucho decir.

Poco a poco, de nuevo el juego de RIOT Games volvió a ocupar su trono, aunque las cosas como son: el hype puede que tan sólo esté asentándose, pero, a diferencia de muchos otros juegos de esta lista, Overwatch sí tiene pinta de haber llegado para quedarse. Quizás** el precio de salida de 40€ sea algo que echa para atrás a mucha gente**, algo comprensible. Muy criticado fue Blizzard por poner este juego de pago y a un precio tan elevado.En lo que a mí respecta, haber puesto la versión básica a 20€ habría abierto más el mercado de cara a ellos y para quienes cogiesen la versión de 60€ que realmente se notase la diferencia con los regalos que trajese.

Paragon: La Beta de la incertidumbre...

Paragon

Sin hacer mucho revuelo, está irrumpiendo poco a poco en nuestras vidas cotidianas, cuando hace unos meses a algunos ni siquiera les sonaba este nombre. Se trata de otro juego en tercera persona del tipo SMITE, con personajes radicalmente distintos, poniendo el toque de detalle que sólo el motor Unreal Engine puede ofrecer: unos gráficos de una calidad extrema, a la altura de los efectos especiales que ofrece.

Quizás lo más engorroso (y tampoco en exceso) es el sistema "diferente" de compra de ítems con respecto a otros juegos, a la par que unas mecánicas en las que juegas dentro de un MOBA, en tercera persona fijada a tu personaje y con la movilidad de un mapa MMO, en la que, sinceramente, acabas sin saber a qué estás jugando.Su salida está también pendiente para Playstation 4, además de la obvia de ordenador. Quizás esto sea un gran handicap en esta última plataforma, ya que los detallados gráficos y efectos exigen una potencia un paso más lejos que otros juegos de esta lista.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio