Compartir
Publicidad

Call of Duty: Blackout recibirá algunos rediseños y cambios menores, según el director de diseño

Call of Duty: Blackout recibirá algunos rediseños y cambios menores, según el director de diseño
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

David Vonderhaar ha confirmado a través de Twitter la intención del estudio de aplicar algunos cambios menores y reajustes en ciertas armas y equipamiento en Blackout, de Call of Duty: Black Ops 4. El director de diseño lo ha comentado de manera abierta en la red social, sin embargo no ha dado a la comunidad ninguna fecha en concreto para la implementación de esas modificaciones.

Hemos estado pensando en el metajuego ahora que tenemos datos fiables, la experiencia en todas las plataformas y el tiempo suficiente como para estar atentos a toda la comunidad”, ha dicho Vonderhaar, para añadir inmediatamente después algunas de las ideas que rondan dentro del equipo de Activision.

Pequeños cambios y rediseños en las armaduras

El estudio tiene pensado implementar cambios dentro de los subfusiles y mejorar su utilidad a medias distancias, “rediseñar las armaduras” y consolidar el rol de las granadas aturdidoras. El director de diseño también ha hablado sobre las mochilas y se están planteando modificar las del primer nivel, algo que no afectaría a las de segundo grado.

Vonderhaar ha tenido tiempo de alabar y criticar -a partes iguales- uno de los elementos principales de Blackout: el traje aéreo. Este añadido, similar a los vistos en Fortnite y PUBG, tiene la ventaja de que permite a los jugadores aterrizar a gran velocidad sobre el terreno de juego, algo que el director de diseño ha confesado que le gusta mucho. Sin embargo, desde el estudio son conscientes de sus limitaciones: "tiene la penalización de que no te deja contemplar realmente lo que hay a tu alrededor". "Estoy emocionado con el trabajo que estamos realizando para ayudarte a entender mejor cuanta gente está cayendo junto a ti", ha finalizado.

Queda por ver si Blackout será capaz de plantar batalla a largo plazo a sus competidores directos, por el momento las cifras de los tres primeros días dieron a los creadores 500 millones de dólares. Más allá de las primeras ventas, el verdadero reto de la nueva entrega de la franquicia Call of Duty estará en conseguir mantener a la comunidad de jugadores a largo plazo.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio