Compartir
Publicidad
Publicidad
Guía PLAYERUNKNOWN’S BATTLEGROUNDS: Cómo ganar los duelos finales de las partidas
PlayerUnknown’s Battlegrounds

Guía PLAYERUNKNOWN’S BATTLEGROUNDS: Cómo ganar los duelos finales de las partidas

Publicidad
Publicidad

En PLAYERUNKNOWN’S BATTLEGROUNDS (PUBG) cada información que das o recibes puede ser aquello que decida si vives, mueres o si, en los últimos instantes de una partida, eres capaz de alzarte con la victoria. Cuando sobrepasas la barrera de las diez personas con vida y el marcador empieza a parpadear en rojo, es cuando empiezas a ser consciente de tu respiración, cómo aumentan tus pulsaciones y cómo tus oídos están preparados para reaccionar ante cualquier sonido.

El primer paso que tienes que seguir para intentar culminar con éxito el 1vs1 final es calmarte. Si estás acostumbrado a jugar en shooters será más fácil controlar la adrenalina, pero los nervios pueden llevarte a actuar de manera precipitada sin tomar la decisión correcta. Nunca está de más recordar que si tú estás nervioso la otra persona también es humana y ambos os encontraréis en la misma situación.

El modo de juego en el que participes también va a variar cómo te muevas. En tercera persona es mucho más sencillo obtener información mientras estás tumbado en el suelo o a cubierto detrás de una piedra o árbol, mientras que en la perspectiva en primera persona obtener toda esa información puede resultar más caro, aunque también es más justo porque tener una situación de desventaja con respecto a tu rival no va a suponer el hándicap que sí lo es en tercera persona.

El movimiento es clave

Lo hemos repetido infinidad de ocasiones, no solo para los últimos enfrentamientos: moverse es una obligación, no una opción. Puede resultar muy apetecible eso de quedarse quieto como parte del entorno natural porque creas que estás seguro, pero la realidad es que en PUBG nunca estás lo suficientemente seguro hasta que no ves cómo tu marcador de asesinatos aumenta. Como dirían en Juego de Tronos: lo que está muerto no puede morir. Y atacarte tampoco.

Mantenerte activo no significa correr de un lado para otro, pero no te pares. Utiliza las teclas de movimiento para acercarte al borde de una colina para tomar información o avanza agachado hasta tu siguiente posición. Moverte también te ayudará a reaccionar más rápido si ves a uno de tus enemigos o si eres disparado, además de que será más difícil que te den las balas.

Tampoco olvides hacer la mínima cantidad de ruido posible. Caminar agachado o presionando la tecla de Control y tener a mano un silenciador para tu arma principal puede ser muy útil a la hora de jugar al escondite, porque tu posición si disparas no será tan fácil de adivinar. En mapas como el de niebla los silenciadores son aún más imprescindibles por la visión tan limitada del campo de juego.

Toma la iniciativa

Muchas veces dudamos, ya sea porque vemos a jugadores un poco lejos y no creemos que podamos matarlos o porque no queremos ser detectados. La realidad es que lo mejor en estas situaciones es disparar si tienes un blanco claro. Tomar la iniciativa significa que tienes una ventaja momentánea con el rival porque tú le ves pero él todavía no sabe dónde estás, y tener este tipo de ventaja en los enfrentamientos finales vale mucho más que un paquete aéreo que puedes saquear gratis.

Hay diferentes formas de tomar la iniciativa para crear esta ventaja, y una de ellas es la que hemos nombrado más arriba: mantenerse en movimiento mientras rastreas la zona para asegurar que no hay nadie más allí. ¿Escuchas disparos? Estás de enhorabuena, porque sabes exactamente en la zona en la que están los últimos jugadores. Lo mejor que puedes hacer es utilizar esa información para acercarte y, con un poco de suerte, rematar al superviviente mientras se cura.

Intenta librarte de esa sensación de ser observado constantemente para aprovechar los límites del círculo y los accidentes del terreno para avanzar. La zona azul creará una pared de protección a tu espalda porque en los últimos minutos de una partida el daño es excesivo para sobrevivir más allá de unos segundos fuera del espacio de juego. Si tienes una mirilla de medio o largo alcance, asegura puntos clave como rocas, árboles o edificios donde podría estar el otro jugador, y muévete a otro punto seguro entre medias.

¿Estás en el 1vs1 final y no sabes dónde está la última persona en pie? Búscala, sigue tomando la iniciativa. No pierdes nada por salir a buscar al último jugador que te separa de la cena con pollo, y el factor sorpresa pesa demasiado como para dejarlo pasar. Normalmente quien dispara primero es el que gana. Además, ¿quién quiere morir de manera triste y humillante mientras se arrastra por el suelo por miedo a levantarse? Ponte de pie, reta a tus miedos y a tu oponente y busca el duelo definitivo.

Nunca olvides cambiar tu posición

Otro de los errores más comunes, junto con el de quedarse quieto, es el de no cambiar la posición una vez es descubierta. Ya sea porque decidas disparar a un jugador porque era un blanco claro pero no consigues matarlo o incluso si al final lo matas y queda gente con vida, el ruido que hagas va a señalar con carteles fluorescentes tu posición.

Moverte de ese lugar va a evitar que puedan tirarte granadas desde posiciones que no tenías cubiertas o que alguien intente rushearte o avanzar hacia ti para acabar con tu vida. Este movimiento no es solo defensivo. En mitad de una pelea, si sabes que la otra persona se está curando, aprovecha para flanquear y despistar al otro jugador, que te habrá perdido la pista. A menudo es fácil perderse en el fuego cruzado a media distancia donde la puntería es clave, mientras que tener claro a dónde moverse abre un abanico de posibilidades muy amplia que te pondrá en bandeja acabar de forma limpia la partida.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos