Compartir
Publicidad
Probamos RIGS de PlayStation VR y sentimos el éxito de un Pro de los eSports en nuestras carnes
Otros juegos

Probamos RIGS de PlayStation VR y sentimos el éxito de un Pro de los eSports en nuestras carnes

Publicidad
Publicidad

De entre todas las propuestas que llegarán a PlayStation VR este próximo viernes, hay una que nos interesa especialmente en Xataka eSports: ‘RIGS Mechanized Combat’. La razón es muy clara, pese a no ser un título directamente enfocado al multijugador o al panorama competitivo, es el único que se acerca directamente al uso de la realidad virtual y sus mecánicas de juego como un deporte en el que el espectáculo lo es todo.

Hace unos días pudimos probarlo y hablar con uno de sus creadores sobre el juego, el panorama eSports y hasta qué punto uno y otro tema podrían acabar convergiendo en algún punto del futuro. La entrevista la tenéis justo a continuación y, tras ella, os hablamos de cómo ‘RIGS’ se puede convertir en un primer paso hacia otro tipo de espectáculo eSport.

¿Qué es RIGS?

‘RIGS’ es un juego de deportes, pero también uno de combate. En él controlamos a un piloto de mecha que, acompañado de otros integrantes de su equipo, debemos completar distintos objetivos dependiendo del modo en el que juguemos. Hay uno en el que atravesar mediante un salto una portería central con el balón, otro en el que debemos llevar el esférico hasta nuestra base y, como no podía ser de otra forma, uno en el que darnos cera con el equipo contrario.

Para ello utilizaremos algo más que nuestras habilidades de desplazamiento, esquivas laterales o impulsos hacia adelante, así como saltos y planeos que ganarán en eficacia o potencia según el tipo de robot que tengamos bajo nuestro control. Entre nuestro repertorio también estará la posibilidad de disparar a los contrarios, ya sea para limpiar el camino hacia nuestro objetivo o para evitar que ellos lleguen al suyo.

La estrategia, más allá de la posibilidad de ir pasando el balón con nuestros compañeros, está en el uso de tres modos del robot: uno que potencia el ataque, otro para la defensa y un tercero para la velocidad de cara a anotar o escapar de un peligro inminente. A que ‘RIGS’ sea tan caótico como potencialmente divertido ayudan los escenarios, cuatro estadios en los que los túneles, las plataformas y las rampas harán las delicias de aquellos que disfruten de una buena ratonera en la que perseguir enemigos y esquivar sus ataques.

La experiencia VR de RIGS

Para aquellos que no hayan probado aún la realidad virtual, su principal baza es hacerte creer que estás en el juego, consiguiendo en ocasiones engañar al cerebro para hacerle creer que todo lo que ocurre a tu alrededor es real, actuando especialmente sobre nuestro equilibrio al acercarnos a la idea del vértigo o la sensación de caer aunque estemos sentados en el sofá de casa.

Ahora imagina todo eso condensado en un juego deportivo. Tras elegir tu robot y subirte a él mediante un dron (saltar y montarte probablemente acabaría mareando debido a los giros rápidos que haría un cuerpo normal), te colocas sobre una plataforma que te llevará hasta la zona de juego.

Durante ese trayecto miras a los lados, ves tus manos controlando los joystick del robot (en realidad están en una posición similar pero sujetando el DualShock), los enormes brazos mecanizados del bicho que te transporta, la profundidad que hay hasta el suelo desde la altura que estás montado…

Y entonces, antes de que te des cuenta, estás en un estadio a rebosar de gente vitoreando, visualizando a tus compañeros y admirando el campo que tienes por delante. No son gráficos fotorrealistas, de hecho no es ningún portento técnico, pero todo lo que engloba tener el casco puesto hace que eso importe más bien poco. Es una de esas sensaciones que difícilmente se puede explicar con palabras, es algo que hay que vivir.

Lo que supone RIGS para la RV en eSports

Probando el juego en la Barcelona Games World, a escasos metros de donde se celebraban los campeonatos de la LVP, no pude evitar imaginarme lo que supondría tener un juego como ‘RIGS’ en un panorama competitivo. Vivir la tensión de los jugadores en primera persona, viendo cómo se mueven sobre un eje fijo al competir por hacerse con el balón y anotar mientras el público, esta vez real, anima a su equipo favorito y protesta por los logros del rival.

‘RIGS’ parece ser esa primera mirada hacia el futuro, ese pequeño salto destinado a alcanzar un nuevo escalón del que, afortunadamente, quedan muchos peldaños por superar. Vimos en la ficción la llegada de la RV y ahora la tenemos entre nosotros. Vimos que la imaginación creaba otro tipo de competiciones en las que la mezcla entre la realidad y el juego se difuminaba y ahora ‘RIGS’ se acerca a esa misma idea con algo tangible.

No sólo es una forma soñar con lo que el panorama competitivo podría acabar siendo dentro de una década, también es una muestra más de que la industria del videojuego cada vez más se acerca a transportarnos a esas sensaciones que, de alguna forma, los profesionales viven sobre el escenario. Al final el mero interés puede serlo todo.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio