Compartir
Publicidad

Un Uzi imperial guía a Royal Never Give Up a conquistar el MSI ante Kingzone

Un Uzi imperial guía a Royal Never Give Up a conquistar el MSI ante Kingzone
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El League of Legends ya no es juego donde siempre gana corea. Esta es la gran sensación que nos ha dejado el MSI de 2018. Esta es la parte positiva, ya que ahora parece que serán el equipo de Royal Never Give Up el que podría empezar su dinastía.

Jugando como lo han estado haciendo en la final del MSI no parece que haya una forma de pararles. Bueno, parece que no hay una forma humana de de derrotar a Uzi. El ADC ha demostrado que es actualmente el jugador más en forma y que si Faker no mejora su imagen en lo que queda de temporada, podría quitar el premio de mejor jugador.

Centrándonos en la partida la realidad es que los coreanos parecían menos coreanos que nunca. Durante la LCK nos han tenido acostumbrados a castigar los errores de los rivales, sacar ventaja gracias a eso y cerrar partidas como si nada.

Muy mala imagen de Kingzone

Sin embargo, ahora en la final no ocurrió eso. Cometieron errores importantes en todas la partidas y sobre todo no fueron capaces de convertir la ventaja que iban generando en una ventaja suficiente para cerrar la partida.

Uzi se paseo la primera y la tercera partida con Ezreal, campeón que ha conseguido sacarle todo el provecho y usaba de primer pick. Es cierto que una de las partidas Kingzone consiguió evitar que fuera decisivo, pero no valió para nada.

En la cuarta partida es cuando se vio todo el potencial de este jugador. Con Kaisa fue capaz de darle la vuelta a una partida que tenían completamente perdida gracias a dos teamfights donde demostró su calidad.

Lo cierto es que este jugador ha pasado de no ser capaz de levantar ningún trofeo importante, a ganar la LPL y el MSI en menos de un mes. Ahora solo les queda completar el año ganando los Worlds, y nivel tienen para ello.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio