Compartir
Publicidad
Publicidad

Un niño de 12 años es la nueva estrella de Hearthstone

Un niño de 12 años es la nueva estrella de Hearthstone
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La precocidad en los deportes tiene rostros que han logrado granjearse una carrera prolífica como el baloncestista del Masnou Ricky Rubio y otros que han caído en el olvido como el futbolista americano Freddy Adu. Los deportes electrónicos también han tenido talentos como Martin "Rekkles" Larsson, el cual tuvo que esperar a cumplir los 17 años para poder participar en la máxima división europea de 'League of Legends'. Eso sí, nada que ver con Quinn "MTGKid" Kiefer, quien a los 12 años de edad ha logrado llegar hasta dieciseisavos de final del torneo de 'Hearthstone' de la DreamHack Denver.

Cuestión de genética

Todo es mucho más fácil cuando en tu familia cuentas con dos hermanos mayores que te inoculan el veneno de los juegos de cartas desde la más tierna infancia. Junto con Lukas y Jack, sus dos hermanos de 15 y 17 años, ha participado desde hace un par de años en torneos de 'Magic: The Gathering' como los Star City Games o incluso aparecer por el Grand Prix. Los tres compiten para el equipo de Cardhoarder, una web de compra-venta de cartas para Magic.

Según relata Quinn en su perfil en Cardhoarder, el Hearthstone se cuenta entre sus hobbys, de igual manera que el baloncesto, la Pizza o "molestar a mis hermanos". Tiene sentido que siendo natural de Colorado, estado cuya capital es Denver, haya optado por participar en el torneo de 'Hearthstone' del evento DreamHack de la ciudad.

Hermanos Quinn, Jack y Lukas Kiefer durante un Grand Prix de Magic.

Se trataba de su primer torneo profesional en el juego de cartas de Blizzard, pero su buen hacer en la fase suiza con un balance de 7-2 le permitió colarse en las eliminatorias por el título. No tuvo mucha suerte ahí, ya que le tocó medirse a David “Shoop” Steinberg, un perro viejo en cuanto a Hearthstone se refiere y que ostenta el título de campeón de la pasada DreamHack Austin. Los robos no acompañaron a Quinn, que perdió por 3-0.

Puede que caer en dieciseisavos no sea el mejor resultado del mundo, pero está claro que es un hito para un niño de 12 años de edad. A buen seguro que equipos y rivales tendrán un ojo encima de él para ver si es capaz de convertirse en un referente del Hearthstone Mundial.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos