Compartir
Publicidad
Hearthstone, guía de principiantes: ¿cómo empezar a no perder partidas y a mejorar en la Arena?
Guías para principiantes

Hearthstone, guía de principiantes: ¿cómo empezar a no perder partidas y a mejorar en la Arena?

Publicidad
Publicidad

Si eres nuevo en ‘Hearthstone’ probablemente te hayas animado más de una vez a meterte en el modo Arena. Sí, ese en el que todo el mundo dice que puedes conseguir más por menos monedas y que sin embargo parece un bolsillo roto en el que sigues metiendo horas sin obtener grandes resultados.

Con la intención de hacer un poco más llevadero vuestros primeros acercamientos a la Arena de ‘Hearthstone’, hemos creado una guía que os puede resultar muy útil para saber cómo encarar las partidas. Ojo, la guía no hace milagros, pero seguro que os ayuda a afrontar el reto desde una perspectiva mucho más constructiva.

¿Por qué debería jugar a la Arena?

Básicamente porque sólo necesitas unas pocas victorias para rentabilizar la inversión. Mientras que un sobre va a costarte 100 monedas y la entrada a la Arena son 150, alcanzar tres victorias ya te entregará una media de 40 monedas, 6 polvo arcano y un sobre, teniendo también la posibilidad de obtener una carta adicional.

Superadas las 4 victorias la inversión será completamente positiva con idénticos resultados que en las 3 victorias pero sumando 66 monedas en vez de las 40 que comentábamos. A partir de ahí las opciones siguen subiendo hasta las más de 300 monedas e incluso la posiblidad de recoger más de un sobre tras completar la Arena.

¿Qué héroe elegir?

Empezamos con lo básico, qué héroe elegir. Aquí no hay una fórmula mágica, cualquier héroe puede salir victorioso, pero lo recomendable según las estadísticas es que empieces con Mago y Paladín si eres principiante.

Evita Guerrero a toda costa y juega con Cazador, Brujo o Sacerdote cuando creas que ya tienes dominados al resto de héroes. No es que sean mejores o peores, es que como principiante tienes más oportunidades de ganar con los citados gracias a sus cartas y poderes de héroe.

Creando un mazo competitivo

Toca elegir carta y, lamentablemente, lo único que puedes hacer es tener suerte con las opciones que te vayan saliendo. No tienes un límite de tiempo para elegir, así que tómatelo con calma y escoge tus elecciones con cabeza.

Aquí lo más recomendable es que olvides lo visto en el modo normal y su meta, en Arena una carta sólo es buena si sirve de algo en tu mazo. Lo ideal es que te centres en esbirros de 2, 4 y 6 maná para crear una curva adecuada. Te permitirán jugar más rápido y, a no ser que sean cartas muy recomendables como Gólem de la Cosecha, es mejor tener las espaldas cubiertas con manos que puedas jugar sin preocuparte en exceso del maná que tienes disponible.

Puestos a elegir entre unos y otros, recuerda que esbirros con silenciar, escudo divino o provocar van a ser cruciales para mantener el juego a tu favor. Lo mismo ocurre con aquellos que te ayuden a bufar a los que ya tienes sobre la mesa o en la mano.

No abuses nunca de la elección de hechizos. Por muy buenos que sean sólo te van a permitir jugar a la defensiva, no te harán controlar el tempo del juego. Dicho esto, tener varias Bolas de Fuego siempre es recomendable, pero intenta que no sean más de 3 y que tu límite de hechizos se mantenga por debajo de 10.

Recuerda siempre que la clave de la Arena es mantener el control de la mesa, así que si tienes que elegir entre un esbirro regulero y un hechizo igual de malo, opta por el esbirro. Sea como sea puede que te ayude a mantener la situación a tu favor o, como mínimo, ayudará a meter presión y a que sea el contrario el que juegue a la defensiva para limpiar tu lado.

Lo primordial es mantener una curva de maná equilibrada, así que piensa en el número de cartas que tienes de cada maná antes de decidir si tu próxima elección es o no acertada. ¿Muchas cartas de poco maná y ahora también sale una legendaria baja? Tal vez no te sirva de mucho para ganar por muy buena que sea.

Por último, dos apuntes. El primero es que no te obsesiones con el robo, no te servirá de nada llenarte la mano de cartas si tu oponente va subiendo esbirros a la mesa mientras tú bajas otro Intelecto Arcano.

El segundo es que no mantengas la estrategia del modo normal buscando una posible sinergia/combo de cartas. Necesitas mucha suerte para acabar con un mazo potable de ese estilo y luego otro milagro para que las cartas lleguen en el orden debido. No te obsesiones con ello y busca combos sólo cuando lo tengas muy claro, por ejemplo la Vermis de maná cuando ya tengas varios hechizos en tu mazo.

Si pese a ello aún tienes dudas sobre qué cartas elegir, páginas como ArenaValue pueden serte de gran ayuda hasta que empieces a cogerle el truco a qué cartas te convienen más. Sólo tienes que incluir las tres que se te muestran y elegir la que más puntos tenga.

Eligiendo las primeras cartas

Llega el momento de empezar la partida y tienes que tener muy presente que debes controlar lo antes posible para poder ganar, así que olvídate de las cartas fantásticas, busca el control de mesa inicial con cartas de 1 y 2 de maná, tal vez algún 3 que te pueda salvar el cuello o ayudarte a dominar en los primeros turnos.

Piensa en ese momento del juego como en una carrera corta para hacerte con el control. Ya te preocuparás del late game cuando vayan llegando las cartas, pero alcanzarlo con cartas muy buenas en la mano y un ejército de esbirros delante te deja muy pocas opciones.

Si empiezas segundo y vas con la moneda, no te apresures con ella, que ya haya un esbirro sobre la mesa no significa que tengas que gastarla para subir uno de 2 de maná que le haga frente. Mejor hacerlo cuando en el turno 3 o 4 puedas lanzar un bicharraco con cara y ojos.

Consejos para jugar en el modo Arena

Olvídate de los hechizos a menos que sea estrictamente necesario. Los esbirros siempre serán tu mejor opción, utilízalos para mantener el control de la mesa subiéndolos constantemente y limpiando el lado del objetivo. ¿Y si tengo un golpe muy bueno, puedo ir a la cara en vez de eliminar tótems del Chamán contrario? Dado que no sabes en qué van a convertirse esos tótems en el próximo turno, es mejor jugar intentando contrarrestarlo.

Precisamente por eso necesitas guardar lo mejor para el final. Ese Flagelo o Bola de fuego pueden salvarte la partida unos turnos más tarde, mejor en tu mano que desperdiciados si tienes esbirros que puedan mantener el tipo.

A partir de aquí no hay ningún truco que pueda salvarte el pellejo, es cuestión de práctica y tener visión de juego. Intenta ver partidas de jugadores profesionales como las que hemos puesto aquí para ver cómo juegan o qué cartas escogen, ten a mano una captura del mazo que estás usando y, sobre todo, no te obsesiones con realizar grandes rachas, alcanzar ese objetivo es muy complicado y, con algo de maña y suerte, verás que pronto empiezan a llegar.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio