Compartir
Publicidad
Publicidad

La historia del canario que dejó su vida en España por intentar triunfar en el League of Legends japonés

La historia del canario que dejó su vida en España por intentar triunfar en el League of Legends japonés
Guardar
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La aventura de Rodrigo "Solid" Nantón es una por la que muchos le llamarían loco. ¿Qué lleva a alguien, hoy en día, a dejar un trabajo estable como enfermero, oposición mediante, a dejarlo todo e irse a otro país del que apenas se conoce el idioma? ¿El amor? No, salvo que la obsesión de Solid por League of Legends pueda calificarse como tal. Su sueño era ser jugador profesional y para lograrlo tuvo que dejarlo todo y empezar casi de cero.

Tras compartir una serie de chanzas propias de cualquier pareja de colegas, Rodrigo “Solid” Nantón da comienzo a nuestra charla con un elocuente aunque poco acertado: “Bienvenido a una entrevista con un tío normal”. Elocuente por lo que dice esa frase de un chico que trabaja con humildad por su sueño y poco acertado porque su sueño es ser jugador profesional de League of Legends y se ha ido a Japón a cumplirlo. Estaremos de acuerdo que eso no es muy común, ¿no?.

Este canario cuenta, como he dicho, con un graduado en enfermería, profesión que ha desarrollado en el Hospital Santa Catalina de Las Palmas de Gran Canaria durante un par de años. Pocos jóvenes cuentan con la seguridad laboral que “Rodri” se había ganado, pero aún menos tienen los bemoles para hacer el petate y emprender en solitario un viaje al país del sol naciente para ser profesional en los eSports.

Los comienzos fueron difíciles

Solid

Resulta que la cultura nipona tenía encandilado a Solid, “Yo me crié con Dragon Ball”, me confiesa. La arquitectura, sus gentes y la exótica cultura que tiene este país a ojos de un occidental se unieron a la pasión de Rodrigo por la competición y los deportes electrónicos. “Vine para aquí con el visado de turista. Me la jugué”, reconoce.

Las barreras de entrada que la sociedad japonesa pone a los extranjeros no son pequeñas precisamente y más si, como hizo Rodrigo, se llega con el conocimiento del idioma extraído de animes: “No es racismo, pero es cierto que no saber japonés de manera fluida te cierra muchas puertas. De primeras intenté trabajar en un hospital para sacarme un buen dinero pero era imposible. En aquel momento pensé que me estaban indicando el camino a seguir”, en alusión al League of Legends.

Sólo 7th Heaven le dió una oportunidad

Solid Foto oficial en la web de la LJL.

Fue muy jodido” me corta Solid cuando le pregunto por cómo fue su búsqueda de equipo por la LJL. “Solo 7th Heaven me dio una oportunidad. Me probaron y les gusté”, continúa relatando el jugador que actualmente espera una oportunidad para defender el carril central de su equipo.

La comunicación dentro de las partidas no es un problema: “Al final acaban hablando inglés ya que muchos términos del juego se han popularizado como por ejemplo las mejoras neutrales. No es lo mismo que cuando analizamos partidas con el cuerpo técnico, ahí si tengo la sensación de que me pierdo detalles”.

El ambiente distendido de la entrevista alcanza unos de sus cénits cuando Rodrigo me pregunta si puede decir palabras malsonantes sin peligro de que sean transcritas. Tranquilo amigo, nadie sabrá que cuando se te pregunta por las dimensiones de 7th Heaven respondiste: “Mi equipo tiene una buena estructura con un organigrama definido, psicólogos y contratos. Es cierto que hay Gaming House aunque no es como la de M19, que la ves y dices… ¿Qué cojones?”.

La dedicación como medio para lograr su sueño

Solid Su stream ocupa muchas horas en su día.

League of Legends ocupa prácticamente la totalidad del día para Rodrigo: “Mi rutina es muy sencilla: una hora de estudio del idioma o ejercicio, dependiendo del día y el resto entrenar y streamear”. Doy fe de esto ya que incluso esta entrevista tuvo que ser pospuesta por lo concienzudo de los entrenos realizados por el protagonista.

Una dedicación acorde a lo que Solid esperaba de un pueblo tan trabajador y exigente como el japonés, pero nada más lejos de la realidad. “Por contrato tienes que mantener un nivel, pero todos los jugadores o trabajan o estudian, mientras que yo me he recorrido el mundo por esto. Si fuera por mí no dormiría. La mentalidad en Japón es estudiar para conseguir un trabajo y todo lo que sea salirse de eso, como son los eSports, está en segundo plano”.

Cuna de los videojuegos, mejorable en eSports

Solid Una de sus visitas turísticas por Japón.

Respecto a la situación de los deportes electrónicos en el país nipón Solid afirma lo siguiente: “Esta es la cuna del Arcade. No hay tradición de eSports pero si de videojuegos y quizás ven los juegos de PC como un ente extraño.”, pero sí que considera que: “Los partidos que hacemos están siempre llenos de público. Se está montando algo muy bonito”.

Este enamorado de la cultura japonesa confiesa que no tiene tiempo para hacer turismo pero nos da un consejo: “¿Tiempo libre? [Risas]. Tuve la oportunidad de venir a Japón de visita antes de instalarme definitivamente y pasé una tarde entera por el barrio de Akihabara viendo figuras y juegos antiguos. Es algo que todo turista debe hacer”.

Le pregunto a Rodrigo acerca de lo que más echa de menos de su tierra natal, bromeando con el mojo picón canario y con una carcajada de oreja a oreja me contesta: “Que va…si pudiera alimentarme a base de de Sushi todos los días lo haría [Risas]. Lo que más echo de menos es el clima de mis islas, aquí o hay mucho frío o mucho calor”.

Llega el momento de la pregunta clave:

.¿No te da pena estar en un país que amas recluido en una casa practicando todo el día?

-“Esto es lo que quiero, lo tengo muy claro. Me pasa mucho que me levanto y pienso que esto es muy complicado, que no lo voy a conseguir. El desgaste mental es muy fuerte, más de lo que nunca pensé. Perderme las vistas de x templo me trae sin cuidado”

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos