Compartir
Publicidad
¿Espejo Oscuro en Clash Royale? Supercell dice que la carta sigue muerta, y estas son las razones
Clash Royale

¿Espejo Oscuro en Clash Royale? Supercell dice que la carta sigue muerta, y estas son las razones

Publicidad
Publicidad

Hace unas horas la imagen que tenéis sobre estas líneas empezó a causar revuelo en redes y Reddit pronosticando la posible llegada de una nueva carta de la que ya habíamos oído hablar, el Espejo Oscuro. La guasa del community manager de 'Clash Royale' sólo alentó el rumor con un vídeo de Expediente X recuperando la mítica frase: la verdad está ahí fuera.

El Espejo Oscuro se dio a conocer en febrero del año pasado, en un episodio del podcast Radio Royale en el que se hablaba abiertamente de cartas que se habían eliminado del proceso de desarrollo. Pese a los últimos rumores, Supercell no ha tardado en contestar que la carta sigue muerta, y estas son las razones que habrían llevado a que tomen esa decisión.

¿Qué es el Espejo Oscuro?

La idea detrás del Espejo Oscuro es ofrecer una alternativa al Espejo, pero en vez de ofrecer una copia de la última carta que hemos jugado, la idea era jugar la última carta que ha jugado el oponente. De esta forma se aumentarían las posibilidades de nuestro mazo, pudiendo acceder a más cartas de las que tuviésemos en la mano.

Sin embargo la idea se descartó al igual que otras como el anterior Fantasma, el Portal o el Monstruo de Elixir y, pese a que los rumores han vuelto a resurgir, desde Supercell han afirmado que la carta sigue muerta. El porqué es bastante simple y, a no ser que la carta haya cambiado de forma radical, es fácil entender qué les ha llevado a tomar esa decisión.

¿Por qué han eliminado el Espejo Oscuro?

Para entender qué ha visto Supercell en el Espejo Oscuro para motivar que acabe descartada, basta con plantearse ciertos escenarios en los que la carta podría dar muchos problemas. La primera de ellas es que la copia de tropas y hechizos potentes podría ser peligrosa para el jugador que no posee el espejo, y eso invitaría a jugar de una forma excesivamente defensiva. Al fin y al cabo, si ya vas ganando y tienes una torre temblando, no te arriesgarás a que te copien un Pekka en el último minuto.

Por otro lado está el gasto de Elixir. Si juego un Trío de Mosqueteras, el oponente juega un Espejo Oscuro, yo juego un Espejo sobre ese Trío de Mosqueteras copiado y el contrario ha vuelto a utilizar un Espejo Oscuro sobre ese Trío de Mosqueteras copiado, ¿cuánto vale esa última carta? ¿11 de elixir?

Además está el problema del tiempo entre cartas, más aún en partidas de 2 contra 2. ¿Cómo sé que voy a copiar unos Bárbaros de Élite en vez del Cohete que ha sacado uno de los contrarios justo después? ¿Te imaginas tirar un Cohete junto a tu propia torre por un cambio así en unas décimas de segundo?

Sumemos ahí todos los problemas que daría una carta así a la hora de balancearla. Puedes reducir o aumentar costes de elixir o de nivel de la tropa o el hechizo, pero a la larga seguiría manteniendo los mismos problemas que hemos comentado antes, y ver problemas así en el juego sólo trae críticas innecesarias que es muy fácil esquivar. Basta con meter el Espejo Oscuro en un cajón y que no vuelva a salir de ahí.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos